Para quienes no conoce mis raíces, debes saber que nací en un país místico y mágico llamado México. Sin embargo, hace trece años emprendí un viaje de aventura que me trajo a Europa por segunda vez. No sabía exactamente si me quedaría en Francia o en España. Al final por muchos factores, entre ellos el idioma y la cultura muy parecida, elegí Madrid. Lo que nunca imaginaría es que aquí me encontraría con una diversidad cultural tan amplia. Marroquíes, ecuatorianos, peruanos, rumanos, rusos, chinos, tailandeses, brasileños… Hay de todo en esta maravillosa tierra.

Pero de entre todos ellos, hay una cultura de la que me he enamorado profundamente. Es un país de gente muy echada pa’lante, son muy trabajadores, son personas muy inteligentes, atrevidas, ingeniosas, inquietas, amables, risueñas, cariñosas. Hacen negocio de cualquier cosa. Si les dices: -Mire, usted no es capaz de subirse allá arriba-, en menos de lo que canta un gallo los verás trepando a como de lugar. Eso sí, el problema es para bajarlos de ahí. Si les ordenas que hagan algo, te cuestionan que pa’qué o porqué. Cuando te los encuentras por la calle, inmediatamente los identificas, por su acento tan rico y cantado: Quiubo pues mi’jo, ¿bien o que? Reconoces a sus hermosas mujeres en la calle por la forma tan arreglada y coqueta en la que salen. Cuando llegas a sus hogares todo es alegría. La música les da vida.

Así es, lo has adivinado.Toda esa gente nació en un hermoso país llamado Colombia.

Parque del Café-Colombia

Al igual que Yokoi Kenji, pienso que Colombia es un país maravilloso. Es un país lleno de riquezas naturales. Sin embargo, tristemente, vive dominado por un tipo de pobreza. La pobreza mental, carente de buenos hábitos y la carencia de una actitud indispensable para alcanzar el éxito.

No podría emular en este momento un mejor discurso como el que Yokoi Kenji desarrolla en el siguiente video. Yokoi Kenji es un emprendedor social colombo-japonés. Si señor, aunque tu cerebro lo hubiese identificado como chino cuando viste la foto de portada, por sus venas circula sangre colombiana y japonesa.

Si eres colombiano de pura cepa, te pido que veas el siguiente video y abraces desde el amor, la visión y el compromiso que nos propone Yokoi Kenji para cambiar tu país. Si eres Mexicano o de cualquier otra parte de Latinoamérica, te pido que también abraces estos consejos. Latinoamérica está llena de mitos, unos positivos y otros negativos. Latinoamérica, contrario a lo que se piensa, es un territorio sumamente rico, desbordada en recursos naturales. Tanto así que tiramos mangos y papayas a los cerdos por falta de mano de obra en la recogida de las buenas cosechas. Aún así lo más hermoso es su riqueza humana, habitada por personas sonrientes, humildes y amables que por si fuera poco está experimentando un despertar de conciencia colectivo.

Te invito a que trabajemos todos juntos, desde el compromiso, el respeto, la disciplina y el amor, en derrocar aquellos mitos que nos impiden ser quienes realmente somos. Te invito a que abraces las ideas y palabras de Yokoi Kenji y las hagas tuyas. Te invito a que compartas con los más jóvenes este tipo de discursos. Apaguen la televisión, cierren las páginas llenas de noticias negativas y de pornografía y siéntense todos juntos en un círculo familiar gobernado por el amor, a reflexionar y proponerse acciones sencillas que puedan llevar a cabo hoy mismo.

Suzanne Powell, una gran mujer que conocí hace un par de semanas, tiene una frase que dice: “La abundancia significa tener hoy, lo que necesitas hoy, para hacer lo que tienes que hacer hoy”.

Yokoi Kenji ha pasado de las ideas a la acción, y tiene una fundación que se llama Turismo con Propósito. Si vives en Colombia entonces eres un doble privilegiado, ya que tienes a tu alcance poder asistir a sus cursos, conferencias y campamentos para los más jóvenes.

¡Que tengas un excelente día!


Descubre nuestros proyectos sociales


 

 

Pin It on Pinterest

Share This