Hackear la educación con Minecraft

Hackear la educación con Minecraft

El fracaso del sistema educativo actual es una evidencia. Padres y profesores están diciendo ¡basta ya! a las viejas reglas. Los niños se aburren y quieren incentivos que tengan que ver con sus vidas. Quieren hablar de Breaking Bad y no del Quijote, como ya decíamos en un anterior post. Y los profesores y los padres más osados por fin se están atreviendo a hackear la educación.

hackear la educación con MinecraftA los chicos ahora les fascinan los videojuegos y esto es muy interesante porque es de sobra conocido que la mejor forma de aprender es jugando. ¿Por qué no usarlos para educar en los colegios? Se desarrolla la capacidad de trabajo en equipo, la toma de decisiones, resolución de problemas, tolerancia frente al error, cálculo de probabilidades, constancia y multitud de aptitudes más que dependen del propio juego como desarrollo del lenguaje, matemáticas, ética o historia de las religiones. A Joel Levin se le encendió una bombilla para hackear la educación con videojuegos y ha creado Minecraft EDU (que ahora se usa en más de 4.000 colegios y en 40 países), una versión tuneada para profesores y alumnos del mítico juego Minecraft.

El juego va de construir y derribar, y está bastante poco dirigido,lo que significa que puedes hacer lo que quieras, que puedes usar al máximo tu creatividad, desde construir un pueblo medieval (como hizo una profesora en España con su clase de 9 años -6º de Primaria- como trabajo de clase) hasta crear una sociedad entera en la que se puedan visitar las distintas religiones (como hizo un profesor finlandés) o enseñar planificación urbana y problemas ambientales (como hicieron en Estocolmo).

 

Este cambio de perspectiva ha permitido que los chicos que en un principio pudieran tener problemas sociales por estar demasiado conectados, ahora tienen un punto fuerte con el que pueden ser mentores de otros niños y colaborar en equipo para realizar los trabajos en clase.

Basándonos en la premisa de que nosotros ahora en el colegio estamos formando a los que gobernarán nuestro futuro, con el uso de videojuegos y tecnología en las aulas, estamos creando un futuro de hombres funkys, según decían Jonas Ridderstrale y Kjell Nordstrom en “Funky business” ¿Y esto qué significa? Significa que nuestros hijos van a crecer en una sociedad en la que la inteligencia, en la que las ideas, es lo que más valor tiene, que los empollones van a gobernarnos. De hecho ya lo están haciendo: Bill Gates, Steve Jobs, Mark Zuckerberg,… eran grandes empollones, eran frikis. Y ahora dominan el mundo. Sus negocios son negocios funky y ellos también lo son.

Ellos tuvieron éxito porque consiguieron hackear la educación, consiguieron hackear las normas y crearon las suyas propias. Ahora la pregunta es: ¿Vas a permitirle a tu hijo que haga lo mismo? Pregúntatelo cada vez que se salte las normas.

Gracias a que un profesor y padre escuchó a su hija de 5 años y descubrió el enorme poder del Minecraft, hoy tenemos Minecraft EDU. Debemos enseñar a los chicos cosas sobre su realidad, no sobre la nuestra. Y debemos hackear la educación tóxica. Debemos conocer bien las normas para surfearlas, para aprovecharnos de su potencial y que nos lancen hacia lo más alto. No para que nos presionen y aprisionen. Eso es de lo que hablo cuando digo hackear la educación. Porque si tu hijo o tus alumnos pasan horas haciendo algo, te pregunto: ¿por qué no les dedicas un par de horas a averiguar de qué se trata? Tal vez sea algo importante.

Ahora quiero ir un paso más lejos…

Un hacker se salta las normas para conseguir un objetivo. Así como nosotros nos saltamos las normas de la educación convencional para conseguir un objetivo que es educar en una nueva era.

Bien. Los profesores novedosos tienen a unos alumnos alucinados porque están jugando a videojuegos en clase. Pero esto es una norma. ¿Y si tuviéramos a alumnos tan buenos que consiguieran hackear la educación de los videojuegos? ¿Que consiguieran hackear el programa o los trabajos de sus alumnos? ¿Merecería ese alumno una matrícula? Se ha saltado las normas.

Yo, personalmente, preferiría que mi hijo fuera un hacker porque quiero que se lo plantee todo, todas y absolutamente todas las normas que se encuentre por su camino. Quiero que mire de frente a las normas, y que les dé la vuelta, que las mire por arriba y por abajo, desde todos los puntos de vista, y quiero que se plantee si esa regla es buena para él, si le protege o si le da igual, o si le impide ser un poquito más libre. Quiero que piense, que use su mente y que sea funky. Y que actúe en consecuencia. Sin miedo.

Y no quiero que use los videojuegos solo porque sea una moda. Los videojuegos se usan porque son una forma genial de comunicarse con los chavales que se pasan el día jugando. Si no les enseñamos a pensar (cómo enseñar a pensar a tu hijo), la cosa no tiene sentido. Potenciar la inteligencia y la creatividad es lo que tiene sentido.

Aquí os dejo un TEDx de Logan LaPlante, de 13 años, sobre lo que quiero decir cuando hablo de hackear la educación:

La importancia del autoconocimiento

La importancia del autoconocimiento

«¡Aviéntate, atrévete, no tengas miedo! Hazlo ya.

¡Ya! Porque la vida no es un ensayo general, es tu única función» – Odin Dupeyron.

¿Cuáles son mis talentos ocultos? ¿Cuál es mi propósito en la vida? ¿Cómo voy a saberlo si ni siquiera se quién soy?

Vaya, qué complicado poder encontrar por uno mismo la respuesta a todas estas preguntas. Qué complicado saber cuál se tiene que responder primero. Lo sé pues lo experimenté yo mismo hace tres años en aquella etapa de defino como mi despertar de consciencia. Sin embargo, en el momento en que encontré mis propias respuestas y descubrí que mi propósito en la vida es: ayudar a las personas a vivir en su elemento, todo cambió.

¿Qué es el elemento? Esa actividad y espacio donde encuentras un equilibrio en tu vida entre lo que te apasiona, lo que se te da bien y las necesidades del mundo.

Una de esas personas que viven en su elemento, es el actor y escritor mexicano Odin Dupeyron. Y quise separar de uno de los artículos más visitados del blog, la importancia que Odin Dupeyron le pone al autoconocimiento.

LA IMPORTANCIA DEL AUTOCONOCIMIENTO

Conocerte a ti mismo es “canasta básica”. Leche, huevos y conocerte a ti mismo. Eso si, se necesitan muchos huevos para conocerte a ti mismo.

Odin comenta en una entrevista que «sólo podemos dar lo que llevamos dentro. Tu visión de la vida, tu manera de escuchar la música, lo que llevas en el alma. Es necesario saber quién eres, de forma consciente. Si no te conoces, es como no conocer el manual de cómo funcionas. Hay gente que no se pregunta nada. Se casa por que se casa, trabaja porque hay que trabajar, tiene hijos porque es lo que le sigue. Al ser una consecuencia de nuestro pasado, de las cosas mal aprendidas en nuestra infancia, tenemos que saber de dónde venimos. La infancia es difícil, aunque la recuerdes linda. Cuando rascas en tu interior, en tu pasado, te das cuenta que guardas las cosas que no te gustan, y eso es lo que te define».

¿De dónde vienen tus miedos, de dónde tus fobias, qué le da fuerza a las cosas a las que te resistes? Cuando te conoces descubres de dónde vienen todas tus manías, de dónde tus creencias limitantes o las creencias que te empoderan.

La herramienta del autoconocimiento es el recurso más extraordinario que existe. «Duele; mucho. Pero es lo mejor que puedes hacer con tu vida, es lo mejor que puedes hacer por ti. No es bonito, no es tarea fácil, no es coser y cantar. Es sacar los monstruos, es ir a la cacería de los fantasmas que escondiste en tu infancia. Y sacar las cosas que te duelen y lastiman en el alma. Pero una vez que los exorcizas y los sacas a la luz de la sabiduría, del entendimiento; después de esos primeros gritos, todos esos temores estallan y te liberas de ellos para siempre. Siempre queda un poco de polvo de lodazal, siempre quedan algunas reminiscencias. También descubres algunos vacíos que nunca se llenan, pero al menos aprendes a cómo vivir con ellos. Si nunca tuviste padre, nada podrá llenar ese vacío. Pero al menos aprenderás a no llenarlo con drogas, con sexo, a depender de tu novia o tu marido. Vas a entender que ese vacío lo tienes y ya está».

El dolor de la vida que una persona se puede ahorrar conociéndose, es el 80% del dolor de su vida. Lo demás son catástrofes inevitables.

5 CONSEJOS DE ODIN PARA EL AUTOCONOCIMIENTO

No es lo que sabemos lo que nos hace daño. Lo que nos hace daño son esas certezas que están totalmente equivocadas. ¡Eso, nos jode la vida! Ideas como: los hombres no lloran; o ideas basadas en pensamiento mágico;  o conceptos absurdos que nunca cuestionamos.

¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE PASIÓN Y TALENTO?

Una vez que crees tener una mejor idea de quién eres, llega el momento de identificar cuáles son tus talentos y qué es eso que tanto te apasiona. Lamentablemente muchísimas personas confunden estos términos o ni siquiera comprenden la importancia de diferenciarlos el uno del otro. En esta entrevista que se hizo viral en redes sociales en abril de 2015, Odin Dupeyron nos enseña de una manera muy divertida y sencilla, cuál es esa diferencia.

SUBLIMA EL DOLOR A MORIR, VIVIENDO

Odin siempre habla de la muerte en todo lo que escribe. En la mayoría de sus obras alguien muere. Para Odin es muy importante decirle a la gente lo que él aprendió con la muerte de su mejor amiga. Y hablar de la muerte cuando hablamos del autoconocimiento tiene importancia porque las personas pasamos toda una vida creyendo que somos lo que no somos y haciendo lo que no nos gusta hacer. Vivimos una vida infeliz y creo que no es justo. Te lo acepto, te lo respeto si eso quieres hacer con tu vida. Pero no ser conscientes de que algún día nos vamos a morir es, paradójicamente, una de las grandes trampas de la vida. Por otro lado, ser conscientes de ello, puede suponer uno de los mejores catalizadores para vivir una vida con sentido.

«Te vas a morir. Nada es tan terrible. Te vas a morir. No hay más que esa certeza. Te vas a morir y no hay garantías. Te vas a morir. Así que cáete, levántate, enamórate, desenamórate, ríe, llora, canta, baila, ahora, ahorita. Ahora, antes de que no puedas hacerlo. Todos tenemos una fecha de caducidad. Todos tenemos una hora de muerte. Es nuestra única certeza. La muerte, si, puede ser terrible. Pero para mi es la mayor inspiración que tengo para enfrentar la vida».

«Aunque no entiendo el porqué de la muerte, es decir, por qué a cierta edad, por qué bajo ciertas circunstancias, por qué muertes tan injustas o repentinas; aunque no le encuentre un sentido, sí encuentro un sentido en sublimar la muerte de quien nos dejó. Siempre lo he dicho: nadie se va de aquí sin darte el regalo de tu vida. Tu decides si lo tomas y le chingas o si no lo tomas y te quejas o te vale o te engañas».

«Vive. Vive. Vive bien. Vive útil. Vive contundentemente. Vive maravillosamente. Vive ahora, vive digno, vive honesto y vive claro. Vive con verdad, vive amando, vive tan sano como puedas. Vive luchando a pesar del dolor, la desilusión o la injusticia. ¡Vive! Pero vive de manera extraordinaria. Porque seguro es que llegará el día en que tu vida entera pase como una película frente a tus ojos y sólo viviendo de manera “extraordinaria” lograrás sentirte orgulloso de lo que has vivido. Y entonces, seguro estoy, podrás soltar la vida, satisfecho y en paz».

«Sublimemos el dolor de la muerte, viviendo»

A LOS JÓVENES DEL MUNDO

Mi dedicatoria es para todos ustedes. Jóvenes inquietos por la danza, la música, el teatro, la ciencia, los viajes. Para esos chicos y chicas que sufren en silencio sabiendo cuál es su verdadera pasión pero que viven reprimidos por no tener el respaldo de sus familias. Mi mensaje para los jóvenes es que hagan caso a su instinto y escuchen a su corazón, jamás se equivoca. Mi petición para los padres, es que comprendan que las reglas del juego han cambiado por completo. O tal vez es que nunca lo han hecho. Estamos en la era del talento. Y será la nueva moneda de cambio. Ya no hay futuro seguro. Nada les garantizará que sus hijos, además de vivir una vida miserable estudiando algo que no les apasiona, encontrarán trabajo una vez que terminen la carrera, si es que la terminan.

La sociedad, comenzando por la familia, puede intentar desviar nuestra atención hacia caminos más seguros. Desafortunadamente hoy en día no hay nada más peligros que intentar mantenernos a salvo. El mundo necesita una nueva generación de renacentistas. Gente como Odin Dupeyron, que luego de haber cruzado por el umbral de una profunda crisis emocional, emprendió el camino del autoconocimiento, para desenmascarar todos sus demonios.

Nunca-claudiques-hasta-encontrar

¿Crees que no estás haciendo lo suficiente?

¿Crees que no estás haciendo lo suficiente?

Si no es el momento, no es el momento. Tienes que permitirte ser humano.

No necesitas más motivación. No necesitas más inspiración. No necesitas leer más listas, ni blogs ni artículos que te expliquen por qué no estás haciendo lo suficiente.

Actuamos como si el mero hecho de leer la cantidad suficiente de artículos o frases motivacionales en Pinterest cambiara algo en nuestro cerebro y nos hiciera ponernos en marcha. Pero, cuando se trata de éxito, motivación, fuerza de voluntad, objetivos, productividad y todas esas palabras que se han puesto de moda, nadie dice la verdad: eres como eres hasta que dejas de serlo. Cambias cuando tú lo decidas. Te pones en marcha cuando te conviene. No sales de la zona de confort. De la zona de confort te echan a patadas. Hasta que has sufrido lo suficiente. Así son las cosas.

No eres un robot. No puedes llamar a la motivación cuando no la tienes. Hay momentos en los que pasa algo y otros en los que la vida hace de las suyas. ¡Ay, la vida! ¿Te acuerdas de ella? A veces, te enseña muchas cosas y, a veces, te obliga a tomar el camino largo antes de darte una lección importante. No puedes controlarlo todo. Puedes levantarte a las cinco de la mañana todos los días hasta que termines agotado, pero si no te salen las palabras, las ideas o los dibujos, no te salen. Puedes afrontar cada día con las mejores intenciones, pero si no es el momento, no es el momento. Tienes que permitirte ser humano.

A veces, no se puede empezar a escribir un libro porque todavía no te ha llegado la inspiración para crear al personaje principal. A veces, se necesitan dos años más de experiencias antes de crear una obra maestra que parezca real y natural. A veces, no te enamoras porque lo que necesitas saber de ti mismo sólo lo puedes descubrir por ti mismo. A veces, simplemente das con la pareja adecuada. A veces, la tristeza te abruma porque, un día, formará parte de los cimientos sobre los que construirás tu vida.

Todos lo sabemos: no siempre se pueden cambiar nuestras vivencias. Aun así, no nos comportamos como si lo supiéramos. Nos esforzamos en manipular y controlar nuestras vidas, en conseguir ganar, en coger un atajo que nos lleve directos al éxito porque otros dicen haberlo cogido, en procesar las emociones y la incertidumbre como si se tratasen de un camino sin bifurcaciones.

No puedes controlar cualquier aspecto o resultado para protegerte de la incertidumbre que te supone algo que no eres capaz de entender. Es así de simple. Es la base de la vida: ser tal y como eres en cada momento y dejar que eso sea suficiente. Aun así, no nos comportamos como si estuviéramos de acuerdo con este estilo de vida. Leemos constantemente listas de 30 elementos que te aconsejan cómo conseguir una motivación natural y humana de una manera más eficaz.

A menudo nos olvidamos de que somos como somos hasta que dejamos de serlo. Somos así hasta que cambiamos.

Podemos mejorar un poco si adoptamos unos hábitos saludables y actuamos de un modo beneficioso para el crecimiento personal, pero no podemos desafiar al tiempo. Todo se ve muy negro hasta que deja de verse así. La mayoría de nuestra tristeza se genera por la creencia de que la vida debería ser diferente. Creemos que tenemos todo el control, y el desprecio y el odio hacia nosotros mismos viene de esa idea de que deberíamos ser capaces de cambiar las circunstancias, de ser más ricos, más atractivos, más felices o mejores. Aunque es cierto que la autorresponsabilidad está bien, a menudo nos lleva a experimentar esas sensaciones de resentimiento o amargura que nadie necesita. Tenemos que esforzarnos y concedernos permiso para dejar que pase lo que tenga que pasar y no sentirnos tan atados y vulnerables a los resultados. Normalmente, las oportunidades no se presentan tal y como uno espera.

No necesitas más motivación ni más inspiración para llevar la vida que quieres. Necesitas avergonzarte menos ante la idea de que no estás haciendo lo máximo que puedes.

«Tienes que dejar de escuchar a esa gente que vive en unas circunstancias completamente distintas y está en una etapa diferente de su vida. No tienes por qué escuchar cómo te dicen que no estás haciendo lo suficiente»

Lo que tienes que hacer es dejar que el tiempo haga lo que tenga que hacer. Necesitas entender que lo que está pasando ahora mismo se convertirá en una inspiración más adelante y que el momento en el que estás ahora te ayudará a forjar tu identidad. A veces, lo que sucede es que todavía no nos hemos convertido en las personas que necesitamos ser para comprender lo que deseamos. A veces, tenemos que permitirnos evolucionar hacia un lugar en el que podamos dejar que ocurra lo que queramos.

Digamos que quieras lo que quieras, lo quieres lo suficiente. Lo quieres tanto que te estás amargando por intentar conseguirlo. Podrías relajarte un poco. A lo mejor la motivación no es el problema, sino la obsesión por empujar una bola de nieve que no para de crecer.

Hay algo más allá de nosotros que cuesta comprender. Lo único que tenemos que hacer es dejar que «ese algo» haga su trabajo, relajarnos por un momento, dejar de esforzarnos tanto y dejar que pase lo que tenga que pasar. Llegará un día en el que lo que está pasando ahora tenga sentido. Permítete el lujo de confiar en lo que te acabo de decir.

La-vida-es-un-balance-entre-el-tomar-y-el-soltar-2

 

Fuente: adaptación del artículo escrito por Jamie Varon – Huffington Post

Charlando con Borja Vilaseca

Charlando con Borja Vilaseca

Así comenzó todo. Con un pitido raro en el iPhone. Era la notificación de Periscope, avisándome por segunda vez en el día que @borjavilaseca estaba transmitiendo en vivo. Ahí estaba él. Despeinado, relajado, recién levantado seguramente. Como tu, como yo, como todos. Como quien vive el despertar de una nueva etapa en su vida. Así me encontré a Borja sentado en el salón de su casa, esperando a que sus hijos llegaran del colegio. Así volví a confirmar que es una persona libre del temor a las críticas. Totalmente cómodo con su ser. Sin temor al qué dirán. Borja no paraba de hacernos preguntas sobre su nuevo descubrimiento: la red social de Periscope. ¿Que cómo era que salían esos corazones a la derecha de la pantalla? ¿Que qué pasaría si en ese momento tuviera una llamada entrante? Y entre pregunta y descubrimiento nos iba saludando a los no más de cinco seguidores que nos conectamos en ese momento a su transmisión en vivo. Algunos le pedían que diera una charla TED. Yo comencé preguntándole por sus razones por las cuales dejó de colaborar con el diario El País.

Pero de repente sucedió algo curioso. Nadie decía nada. Nadie preguntaba nada más. Ahí estaba yo, del otro lado de la pantalla, viendo a un Borja relajado, pasando el rato, sentado en el sofá del salón de su casa. Y por un momento sentí que estábamos los dos solos, frente a frente. Entonces pensé: vaya estupidez tener por primera vez a Borja delante de mi y quedarme callado (carcajadas nerviosas). Al final me atreví y le pregunté: Borja, ¿cómo hago para terminar de escribir mi primer libro? Soy incapaz de hacerlo. ¿Por qué no das un taller on-line para personas que tenemos un libro en mente, pero somos incapaces de darle forma? En eso se hizo un pequeño silencio y escuché: Hola @talentoenretail. Y de repente, con toda su experiencia como escritor, como periodista, con un montón de libros a sus espaldas y cientos de artículos escritos para diarios nacionales, ahí tenía yo a Borja Vilaseca hablándome desde donde siempre habla, desde el corazón, regalándome sus mejores consejos.

Yo no me lo podía creer. Salté de la mesa para coger un folio el blanco y tomar notas apresuradamente. Borja no paraba de hablar. La experiencia en Periscope es rara, porque no es una videoconferencia, no ves a la gente que te está escuchando. Te imaginas que están ahí, pero no sabes si se están sacando un moco o de plano te han dejado hablando solo. Yo lo más que hacía para que la duda no interrumpiera su discurso, era mandarle corazones de «me gusta» para que supiera que me estaba encantando lo que compartía conmigo. Y de vez en cuando un apresurado OK para hacerle saber que estaba de acuerdo, mientras él terminaba sus frases diciendo: -¿si me explico?-. Al final de este relato podrás ver la foto de la apresurada nota que fui escribiendo. Pero si me gustaría profundizar en sus consejos y añadir algo más de la gran sabiduría que he sacado de Steven Pressfield y su libro “La Guerra del Arte” y de los sencillos pero majestuosos consejos que recibí de mi querido Borja. Porque como leerás a continuación, Borja y Steven coinciden en varios asuntos clave.

UN LIBRO A MEDIAS

Lo reconozco. El libro sobre el nuevo paradigma laboral y la inteligencia emocional en retail que llevo escribiendo hace año y medio se paralizó porque empecé a detectar cierta disonancia. Empecé muy bien. Con ideas rompedoras, con mucha pasión, con las ideas sumamente claras. Pero en un momento dado algo me fue deteniendo. No supe qué era. Pensé que era pereza, llegué a creer que son esas llamadas crisis creativas que tiene todo escritor, y más si eres un novel. ¡Si, lo sentía! ¿Pero qué era realmente? No podía ponerle nombre a la patología.

DEJAR DE SER AUTÉNTICO

Así es. Dejé de ser auténtico, por miedo a no encajar, y comencé a escribir cosas que nutrían más a mi Ego. Un ego que por otro lado me llevaba por el camino de la duda y del miedo. Comencé a poner en tela de juicio mis propios teoremas. Comencé a confrontar mi visión de futuro con las críticas imaginarias de los lectores. ¡Si, es posible! Puede que jamás termines de escribir un libro, pero en diálogos internos perfectamente desarrollados, tu miedo será capaz de ponerte delante de tu «no audiencia» para desacreditar tu propia visión. Es donde surge la famosa «Resistencia» que da sustento a La Guerra del Arte de Steven Pressfield. Si. Dejé de ser auténtico y comencé a escribir para una audiencia que no es la mía. Y fue una de las primeras preguntas que Borja me hizo. O más bien una declaración. Me dijo: – tienes que preguntarte para quién escribes y asegurarte si estás escribiendo para quedar bien con los demás o porque tienes algo realmente valioso que compartir desde el amor. Esto mismo lo respalda Steven Pressfield en la parte tres de su libro cuando dice que al artista le sienta fatal tener que definirse de manera jerárquica.

Steve Jobs - Your Time is Limited

EL ARTISTA Y LA JERARQUÍA

A Borja le encanta hablarnos sobre el viejo y el nuevo paradigma. Así que si me lo imaginase parafrasear con lo que Steven escribe en su libro, me diría: -Así es Darío, recuerda que la jerarquía forma parte de los valores del viejo mundo:

  • Competimos contra los demás.
  • Evaluamos nuestra felicidad/éxito/logros en base a nuestra posición en la jerarquía.
  • Nos sentimos más satisfechos en cuanto mayor sea nuestro nivel.
  • Y más desgraciados cuanto menor sea.
  • Evaluamos cada una de nuestras acciones basándonos únicamente en el efecto que produce en otros.
  • Actuamos para satisfacer a los otros, nos vestimos para ellos, hablamos para ellos, pensamos para los otros.

«El artista no puede mirar a los demás para validar sus esfuerzos o su vocación. Si no pregúntale a Van Gogh, que produjo obra maestra tras obra maestra y no encontró un comprador en toda su vida».Steven Pressfield

LO QUE SEA QUE ESCRIBAS, QUE SEA DIGNO DE TI

Me habría gustado dejarte tan sólo con el mensaje romántico de lo importante que es ser auténtico, pero mientras Borja seguía hablando yo no paraba de reflexionar en los últimos textos que había escrito para mi libro. Mi crisis creativa era tal, que había abandonado la estructura inicial y me había planteado escribir artículos de fácil lectura para los seguidores de mi blog y que luego estos me ayudaran a rellenar las partes flojas de un libro que en ese momento ya no tenía ni pies ni cabeza. Había comenzado a escribir para empatizar con la pereza que tienen los usuarios por leer, en lugar de defender mis porqués.

«Lo que sea que escribas, que sea digno de ti»Borja Vilaseca

COMETER FRAUDE

Y eso es exactamente lo que había dejado de hacer, escribir con dignidad. Y lo que puede ser peor aún, cometiendo fraude. ¿Qué tipo de fraude? El tipo de fraude al que hace referencia Steven que a su vez lo aprendió de Robert McKee: «Cuando un fraude se sienta a trabajar, no se pregunta qué está dentro de su corazón. Se pregunta qué es lo que el mercado está esperando. A un escritor fraudulento le asusta ser auténtico frente a su audiencia, le aterroriza escribir lo que realmente piensa o siente. El fraude escribe de manera jerárquica. Escribe lo que cree que los otros verán bien. No se pregunta a sí mismo ¿qué es lo que quiero escribir? ¿Qué es lo que creo que es importante?».

«Aunque tengas éxito habrás fracasado porque has vendido a tu Musa, y tu Musa eres tú, la mejor parte de ti mismo, y de donde proviene tu mejor y más refinado trabajo». – Steven Pressfield

Gracias Borja, como siempre, por mostrarte tan transparente, por compartir tu Musa conmigo. Por haberme ayudado a reflexionar en eso que me estaba deteniendo. Tengo casi cuarenta años y apenas sumo, además de El Principito de Antoine de Saint-Exupéry, como mucho tres o cuatro libros leídos de principio a fin. Por supuesto que he comenzado muchísimos libros más. Pero jamás los he terminado. Se han quedado a medias. Pero esa es otra historia. El primero que recuerdo de manera consciente es “Qué harías si no tuvieras miedo” de Borja Vilaseca. El segundo esta misma semana, por supuesto, “La Guerra del Arte” de Steven Pressfield.

EL REGALO

Ya para terminar, quiero regalarte a ti también los 12 puntos que aprendí hoy de Borja Vilaseca, un verdadero obsequio, para retomar la escritura de mi primer libro. Espero que te sirvan a ti también.

  1. Pregúntate para quién escribes

  2. Asegurarte si estás escribiendo desde el miedo o desde el amor

  3. Ten claro el problema del lector

  4. Se empático

  5. Tómate el primer Jin Tonic

  6. Define la estructura, el índice y haz lluvia de ideas

  7. Crea el prólogo – habla de tus porqués –

  8. Divídelo en partes (tres está bien), y capítulos, y subcapítulos

  9. Tómate el segundo Jin Tonic.

  10. Documéntate, subraya tus lecturas, toma notas.

  11. Escribe a través de ti, para los demás.

  12. Lo que sea que escribas, que sea digno de ti.

Charla con Borja - notas

 

 

LA TIRANÍA DE LA PERFECCIÓN

Una cosa más. No podía terminar esa fantástica Master Class sin preguntarle a Borja cómo lidiar con uno de mis verdugos predilectos: la perfección. A lo que Borja amorosamente respondió:

«Prefiero ser feliz que ser perfecto.

Subido a la rueda de la perfección, serás como un hamster. Nunca llegarás»

La perfección es como un hamster corriendo en su rueda, jamás la puedes alcanzar.

Gracias amigo

Madre desaparecida

Madre desaparecida

¡Se busca! Salió de casa ayer por la mañana y no ha vuelto. ¡Es mi madre!
Lo más triste es que mi padre salió a buscarla y tampoco ha vuelto.
– Daniel M. – 7 años.

La madre de Daniel M. en España no es la única que ha desaparecido. Me llamo Darío Torres, fundador de Descubre tus Talentos y aprovecho para denunciar la desaparición en México de varias amigas mías que también son madres. Elizabeth M., Liliana T. y Marisol G. son unas de tantas. Pero hay muchas más.

 

1.131.300 padres y madres desaparecen cada día.

Han desaparecido de mi vida porque son mujeres trabajadoras, pero también esclavas de empleos con horarios pensados para la productividad de la empresa y no para mejorar la calidad de vida. Y con tan sólo 2 horas y 4 minutos al día para estar con sus hijos (la media en España), está claro que el enemigo de nuestra amistad no es su aparente indiferencia, sino la ausencia de políticas de conciliación laboral dentro y fuera de las empresas. Y esta era la forma en la que quería llamar tu atención para invitarte a reflexionar sobre la importancia de que los gobiernos adopten medidas urgentes para favorecer la conciliación laboral de “padres y madres” en todo el mundo.

 

 

No depende de ti, no depende de ellos.

54 minutos al día. Ese es el “tiempo libre” que una mujer trabajadora tiene de media al día. Este es uno de los datos que arroja una encuesta realizada en España a más de 4.500 mujeres que, junto con otros estudios, deja en evidencia el planteamiento de las medidas de conciliación que existen actualmente.

¿Tiene futuro una sociedad así?

  • Una sociedad con problemas de salud derivados de la mala gestión del tiempo.
  • Una sociedad donde se penaliza laboralmente a la mujer por ser madre.
  • Una sociedad con desigualdades de género puesto que son las mujeres las que asumen mayor carga de trabajo total (el trabajo remunerado y el no remunerado).
  • Y, sobre todo, una sociedad en la que las mujeres tienen que renunciar a su desarrollo profesional, al cuidado de sus hijos o incluso renunciar a ser madres.

 

La estupidez política

Para la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, conciliar es ampliar los horarios de los centros escolares para que así los padres de las criaturas puedan cumplir escrupulosamente sus horarios laborales. ¿Poner un parche y encima perjudicar a los hijos que ya de por sí pasan muchas horas en el colegio? ¡Qué vergüenza su señoría! Dice Díaz que una de las tantas medidas que incluye la reforma de la Ley de Igualdad está la ampliación de los horarios en los centros escolares, con más actividades extra escolares y matinales para así “acomodarlos a la realidad laboral que existe”. ¿Acomodar a los niños y jóvenes a una realidad laboral que ni siquiera les corresponde? Al final lo que conseguimos es esclavizar a los hijos para que los padres sigan siendo esclavos de un sistema que así no va a conseguir ser más productivo. Niños cansados, madres y padres estresados y agotados y ademas sin casi poder ahorrar porque todas esas ampliaciones y reducciones les cuestan dinero. El avance de la sociedad no va por este camino, ni por el camino de tener guarderías 24 horas.

 

yo-no-renuncio

 

Firma la petición. ¡Ayúdalas, ayúdalos!

Miles de mujeres profesionales reivindican la racionalización de horarios para garantizar mejor calidad de vida y un reparto del tiempo más equitativo entre hombres y mujeres. Piden que se incentive fiscalmente a aquellas pymes que implanten la jornada continua con flexibilidad horaria. ¿Hacia qué tipo de sociedad iremos si cambiamos las cosas? Pasa a la acción, conociendo las medidas que proponen. Yo ya la he firmado.

 

#YoNoRenuncio ¿Y tú?

Yo no renuncio a la amistad que por años he tenido con mis amigas.
Yo no renuncio a ver el momento en que los niños crezcan acompañados de sus padres.
He renunciado a ser padre, mas no a sumar mi apoyo a quienes lo son, de forma consciente o inconsciente.

yo-no-renuncio-change-org

La gran paradoja de la industria del retail

La gran paradoja de la industria del retail

No pretendo ser pesimista sino realista. No podría ser pesimista y a la vez estar aquí presentándote Talento en Retail ® como una solución al problema si no creyera que las cosas pueden ser de otra manera, y que la única forma de «marcar la diferencia» es trabajar constantemente para «ser el cambio» que deseo ver en la industria del retail.

En un mundo cada vez más dominado por la frialdad y la indiferencia, no estamos llamados a ser perfectos, pero si llamados a «hacer algo», cualquier cosa por pequeña que parezca, y marcar una diferencia real. – Phillip Hallie

SOY UN MILLENNIAL

Si perteneces a la generación de los Millennials tienes que saber la verdad. Tienes al enemigo viviendo en casa. Y no es uno. Son dos. Y si me apuras puede que hasta tres.

EL PRIMER ENEMIGO

Lo voy a decir alto y claro, porque nadie más se atreve a decirlo. El primer enemigo que tienes es la agencia de recursos humanos. Y lo que pocos se atreven a decir es que, sinceramente, les interesas muy poco. No eres rentable para ellos. Tan sólo les ayudas a mantener su negocio en punto de equilibrio y, en algunas ocasiones, les generas una que otra pérdida.

Te lo explico mejor. Cuando un comercio necesita lanzar una campaña de reclutamiento y selección, la agencia sabe muy bien el juego que debe jugar. Es un juego con probabilidad de éxito muy alta. Ellos saben que sólo tienen que tirarle a la mayor cantidad de patos. Alguno de ellos caerá. Y así te ven, como a un pato. Cua-cua. Y si el comercio no tiene muy claro el perfil que buscan, esto es aún mejor para ellos. ¡Les conviene que así sea! La rotación de personal está garantizada. Porque cuando no sabes lo que buscas, tarde o temprano llamarás pidiendo nuevos candidatos para cubrir las vacantes. Y es así como tú terminas siendo un producto más dentro de esta vorágine de consumismo.

El verdadero negocio de las agencias de recursos humanos son los altos directivos y los cargos intermedios. Es de ellos de quienes sacan la mejor tajada. Incluso, cuando se refieren al staff parece ser que tu rol de dependiente ni tu nombre figuran en la lista. Cuando se refieren a salir a cazar talento, parece ser que la palabra dependiente no es sinónimo. Parece ser que, al igual que Bill Murray y Scarlett Johansson en Japón, los de recursos humanos se perdieron en la traducción (Lost in Translation). Porque la palabra staff o equipo en castellano, incluye precisamente a todos. Pero te lo vuelvo a repetir. Por ahora, tu no eres el responsable. Sencillamente no eres lo suficientemente rentable dentro de su modelo de negocio.

Te voy a poner en contexto. Después de que el sector de la construcción explosionara en España, muchas otras industrias florecieron de igual manera. Las agencias inmobiliarias y las agencias de recursos humanos fueron unas de ellas. España estaba en pleno apogeo económico. Y había que satisfacer la demanda a como diera lugar. Realmente no era tan importante ser experto en la gestión del talento. A lo mucho tenías que lanzar ofertas de empleo y filtrar un poco las entrevistas. Era dinero fácil y rápido. Y aunque muchos españolitos se creyeron el cuento, en realidad jamás llegaron a ser vendedores expertos. Los productos y servicios estaban prácticamente vendidos, tan solo había que gestionar los pedidos. A lo mucho ganaron un buen sueldo siendo realmente toma-pedidos.

Luego vino el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Y con ella la crisis financiera mundial. Y a pesar de que ya han pasado más de ocho años desde que estalló la crisis las agencias de recursos humanos todavía no han sabido adaptarse a las nuevas necesidades del mercado y al nuevo paradigma de la nueva era. Yo sinceramente no sé a qué están esperando. Sin embargo cuando les hablas de «la nueva era en retail» te miran con ojos desorbitados sin entender de qué les estás hablando exactamente. Es cuando recuerdo la frase de Ferran Adriá:

«La primera señal de que estás innovando es que la gente no te entiende».

Si ellos no saben hacia dónde debe evolucionar su negocio, ¿crees que serán capaces de ayudarte a evolucionar profesionalmente trazando una carrera de éxito para ti? Yo no lo creo.

Recuérdalo. Para ellos eres un Millennial, una generación muy rara. No te comprenden. No les interesas. Aunque, ¿sabes qué? ahora me voy a contradecir. ¡Sí que les interesas! ¿Sabes por qué? Porque según ellos eres: inexperto, manipulable, explotable y barato. Aquí es donde sale lo peor de ésta industria: su falta de humanidad, aunque lleven en el apellido de su profesión la palabra «humanos». Pero si lo piensas un poco mejor, tal vez es que sólo te ven como un «recurso». Recursos humanos. ¿Te suena?

¿Y qué hay de la formación? ¡Olvídalo! ¡Que les da igual! Que de eso ya se encargará tu nuevo jefe.

EL SEGUNDO ENEMIGO

El segundo enemigo es tu futuro jefe. Si, como lo oyes. Tu propio jefe. Tampoco eres muy relevante para él o para ella. Puede que para el empresario sí lo seas. El empresario sabe que te ha contratado porque le vas a ayudar a conseguir sus objetivos comerciales. O como se dice vulgarmente, le vas a sacar las castañas del fuego. Pero para tu jefe directo, para el encargado en turno, tu tan sólo vienes a hacer el trabajo sucio. Cuando comienzas a ser menos relevante para el empresario es cuando escucha hablar de invertir en formación. ¿Formación? ¿Eso lleva mucho tiempo? ¿Cuánto me va a costar? Y rápidamente hace un ejercicio mental la mar de sencillo, y piensa: por cada hora que tengo a estos chavales encerrados en un aula de formación estoy dejando de ganar dinero. ¡Quita, quita!

Si por algún motivo apuesta por la formación, buscará una metodología de aprendizaje y una empresa de capacitación con una oferta formativa muy parecida a la manera en que aprendió en el sistema educativo tóxico. Unas cuantas diapositivas hechas en power point llenas de texto usando la fuente cómic sans serif en un tamaño de 12 puntos. Unas cuantas horas de formación teórica igual de aburrida. Y eso si, un examen final para valorar si de verdad pusiste atención al profesor. Y todo esto está mal desde la base porque el empresario sigue creyendo que la formación es un gasto y no una inversión. Y si sólo te ha contratado por tres meses, créeme, que le resultas una muy mala inversión.

Y esto pasa sencillamente porque te encuentras con jefes que nacieron en el Siglo XX pretendiendo liderar a jóvenes que nacieron en el Siglo XXI. Jefes con muchos miedos, basando su liderazgo en la forma en que fueron educados. ¿Te das cuenta cómo de nuevo el sistema educativo tóxico hace acto de presencia?

¿Y qué pasa si por asomo le hablas de mejorar el clima laboral? Que te mirará nuevamente con cara de: ¿cómo? Eso si, puede que llegados a este punto, si no ha pasado mucho tiempo desde la última charla, esto le suene a aquello que le contaste una vez sobre «los nuevos paradigmas de la nueva era en retail».

Y entonces te encuentras con jefes más que líderes, que no saben por qué trabajan para la empresa que trabajan y no saben por qué venden los productos que venden y mucho menos la forma en que deben adaptar su estilo de liderazgo para responder a las necesidades de una nueva generación de empleados. No saben cómo formarte ni cómo hacer que mantengas la atención ni cómo hacer que seas constante. Saben que te aburres con facilidad, que buscas retos nuevos frecuentemente. ¿Y qué crees? Tampoco saben cómo retenerte.

Y si creías que esto había terminado aquí permíteme decirte que aún no te puedes quitar el cinturón de seguridad. Todavía nos quedan unas cuantas curvas que sortear. Porque en éste viaje no vas solo. Llevas a un pasajero incómodo a tu lado. El baby boomer.

SOY UN BABY BOOMER

Si por el contrario perteneces a la generación de los Baby Boomers, aquellos nacidos en la década de los 60-70, también tienes que saber la verdad. También lo voy a decir alto y claro. Aunque puede que para ti, la verdad ya sea más que evidente desde hace algunos años: la industria se ha olvidado de ti. Tu familia está a punto de hacerlo también y la disfunción eréctil y la menopausia están a punto de aparecer. Estás fuera de sus planes hace varios años. Tienes demasiada experiencia. Vales demasiado. -¿Para qué queremos tanto?- se cuestionan los grandes jefes. Te has convertido en una carga bastante pesada para ellos y próximamente también para la sociedad.

Ahora te pasa todo lo contrario que a los Millennials. Y es hasta cierto punto lógico. Sois generaciones antagónicas. Eres demasiado maduro, tu experiencia juega en tu contra. Vaya paradoja. Ya no se te puede explotar. No eres explotable, ni manipulable, ni mucho menos barato. Tampoco saben cómo formarte, cómo hacerte entender las nuevas tecnologías ni cómo quitarte la etiqueta de analfabeto informático. A ti, lo que te hace falta, más allá de aprender, es desaprender. Y es verdad en cierto sentido. Pero no saben cómo hacerlo y te tienen muy poca paciencia. Tu ritmo de trabajo no encaja con la velocidad de crucero y el frenesí con el que están llevando sus negocios. Se hace patente, nuevamente, ésta vorágine de consumismo desmedido. Y por fin, para dar la estocada final, aquí viene la gran paradoja. Esta es la gran paradoja de la industria del retail.

nike-tienda-eeuu-13012014

LA GRAN PARADOJA

Estando aquí reunidos: agencias de recursos humanos -sin el componente de valor lo humano que las debería caracterizar-. Estando aquí reunidos: jefes y encargados nacidos en el siglo pasado, llenos de miedo y dudas, pretendiendo liderar a una generación nacida en este siglo, con la que aún no terminan de ponerse de acuerdo. Y por el otro lado un ejército de jóvenes dependientes inexpertos, siendo guiados por un ejército de nuevas empresas sin visión del liderazgo, y por último un equipo de formadores sin vocación ni talento pretendiendo entre todos, ¿hacer qué?

La gran paradoja de esta industria es que hay un montón de empresas y empresarios con escasa visión y valores que rechazan rotundamente a toda una generación de vendedores Seniors llenos de experiencia vital, tan sólo porque son unos analfabetos digitales incapaces de adaptarse a la velocidad de su negocio.

La gran paradoja es que las nuevas organizaciones, comandadas por agresivos CEOs, prefieren al dependiente Millennial, al nativo digital, aunque ellos mismos no tengan ni puñetera idea de cómo sacar el mayor provecho a las nuevas tecnologías ni sepan cómo implementarlas de forma eficiente en su modelo de negocio.

La gran paradoja es que toda una industria está cayendo, por seguir las modas y a los grandes «players» del sector (aquellos que si comprenden las nuevas reglas del juego) en el mismo error en el que cayó el sistema educativo hace unos 15 años cuando llenaron las aulas de pizarras digitales y computadoras baratas creyendo que la educación se revolucionaría por si sola.

La gran paradoja es que las marcas están invirtiendo millones de euros en tecnología, incomprensible para muchos, para no perderse la llamada del tren con destino a «Omni-Channel-Land». Y su mediocre visión para «pasar del off al on» pasa por llenar sus espacios comerciales de pantallas digitales que muy pocos utilizan.

La gran paradoja de la industria del retail es que a pesar de todos estos esfuerzos, los verdaderos responsables siguen sin saber cómo retener el talento Senior y cómo atraer a los Millennials. Y siguen creyendo que la formación y el desarrollo del talento es un gasto, en lugar de ver que es la mejor inversión a largo plazo.

EL TERCER ENEMIGO

Y lo peor de todo esto, ¿sabes qué es? Que tu también eres responsable. Todo esto seguirá sucediendo mientras no sepas quién eres. Mientras no sepas lo que quieres. Mientras no sepas por qué haces lo que haces y no sepas por qué vendes lo que vendes. ¡Recuérdalo! La única forma de «marcar la diferencia» es trabajar constantemente para «ser el cambio» que quieres ver en ti mismo. Ahora mismo te hago un llamamiento para que «hagas algo», cualquier cosa por pequeña que esta parezca y poder marcar la diferencia.

¿Cuál sería la fórmula de la Felicidad?

¿Cuál sería la fórmula de la Felicidad?

Conocí a Joaquina Fernández hace dos años, a través de uno de los talleres que ofrece junto a su fantástico equipo del Instituto Hune: Tu Yo Financiero. Aprendí muchísimo, descubrí muchas de las creencias limitantes que tengo sobre la abundancia y el dinero. Pero lo más enriquecedor es que conocí a una mujer que no deja de compartir su conocimiento con las personas. Y en su afán por compartir cada mes organiza una taller gratuito que gira en torno a la trascendencia. Cada mes organizo una “quedada” con mis mejores amigos para asistir a su charla y sacar nuestras propias conclusiones. Y eso es lo que quiero compartir contigo, mis propias reflexiones. Si no lo pones en práctica de forma consciente, pasará por tu vida y luego desaparecerá.

Joaquina Fernández

«Venimos a este mundo a trascender para nosotros mismos, no para los demás».

Los 3 Niveles del Deseo

Las personas expresamos nuestro deseo en tres niveles, de abajo hacia arriba:

  • El deseo de INTELIGENCIA.
  • El deseo de PRESTIGIO.
  • El deseo de PODER.

Los 3 niveles del deseo

 

 

Encontrarnos con el perdón:

Para poder perdonarnos a nosotros mismos y a los demás, es necesario “el no recuerdo” del dolor. Somos incapaces de perdonarnos, porque somos incapaces de olvidar las cosas que nos han causado dolor. Tenemos muchos recuerdos. Los recuerdos deberían servirnos para saber por qué camino debemos ir y qué caminos debemos evitar. Pero jamás para mantenernos anclados al recuerdo, y mucho menos cuando es negativo. Esos recuerdos debemos “SOLTARLOS”.

Frases como:

  • Usted de niña siempre fue mala conmigo.
  • Usted el año pasado me hizo esto.
  • La vida me ha tratado muy mal.
  • Mi padre jamás me quiso.
  • Mi madre jamás me dio una muestra de cariño.
  • Jamás te podré perdonar.
  • Nunca olvidaré aquel insulto
  • Etc, etc.

Todas estas frases y miles más, nos anclan al pasado y ese recuerdo nos hace prisioneros para conseguir “NUESTRO” propio perdón.

Gandhi

 

Sobre la felicidad:

Lo que nos aleja de la felicidad es el “apego” a algo que no podemos alcanzar, tener o algo que no podemos experimentar en nuestras vidas. Para ser felices tenemos que “aceptar”. Aceptar que las cosas son tal como son, no como podrían ser. ¿Y cómo podemos llegar a ACEPTAR para luego poder ser más FELICES? La aceptación “plena” llega o surge con el “desapego”. Desapego a la creencia de que necesitamos algo para ser felices, que para ser felices se tienen que cumplir una serie de deseos y condiciones.

Apegos

Aquí quiero hacer una pausa y compartirles algo del libro El Poder del Ahora, escrito por Eckhart Tolle, la semana pasada que andaba con las pilas bajas, abrí su libro para encontrar un poco de inspiración, y esto fue lo que me encontré. Tiene total sentido, con la invitación de Joaquina al desapego y a la aceptación.

El Poder del Ahora, Capítulo 8, relaciones iluminadas:

Entra en el ahora estés donde estés. ¿Estás esperando la felicidad mediante un suceso en el tiempo que ya llegará? Si es así, estamos hablando de la búsqueda de la felicidad partiendo de un estado de insatisfacción o insuficiencia. La felicidad que llega a obtenerse es invariablemente breve, de modo que el estado de insatisfacción vuelve a proyectarse otra vez en un punto imaginario del porvenir, lejos del aquí y ahora.

«Cuando tenga “esto” o esté libre de “aquello”, me sentiré bien».

Éste es el marco mental inconsciente que crea la ilusión de felicidad en el futuro. La verdadera felicidad es plenitud, paz, vivir la vida al máximo. Es ser quien eres, sentir dentro de ti el bien que no tiene opuesto, la alegría de ser que no depende de nada externo a sí misma. No es algo que se siente como una experiencia pasajera, sino como una presencia permanente. En lenguaje teísta es «conocer a Dios» como tu propia esencia interna y no como algo externo.

(Por eso deseo expresar mi opinión por la que estoy en contra de lo que la iglesia católica ha impuesto en la sociedad con frases como: con la ayuda de Dios, si Dios quiere, etc. Porque todas estas frases actúan en contra de la propia naturaleza divina del hombre, atentan contra esta ley universal del amor, que identifica a Dios (el amor) dentro de nosotros mismos y como parte de él).

La verdadera felicidad es un estado de libertad, libertad del miedo, del sufrimiento, libertad de percibirse en un estado de carencia e insuficiencia y, por tanto, libertad de todo deseo, necesidad y apego. Es libertad del pensamiento compulsivo, de la negatividad y, sobre todo, de la necesidad psicológica del pasado y del futuro. Tu mente te está diciendo que no puedes ir a ese estado desde donde estás; antes tiene que ocurrir algo, tienes que convertirte en esto o lo otro para poder sentirte libre y realizado.

De hecho, la mente afirma que necesitas tiempo, que necesitas encontrar, clasificar, hacer, alcanzar, adquirir, llegar a ser o entender algo antes de poder ser libre o estar completo. Consideras el tiempo como un medio hacia la felicidad, cuando en realidad es el gran obstáculo para lograrla. Piensas que no puedes llegar a la iluminación desde donde estás y desde quién eres ahora mismo porque aún no estás completo o no eres lo suficientemente bueno, pero la verdad es que el aquí y ahora es el único punto desde el que “puedes” llegar “allí”.

«Llegas allí, dándote cuenta de que ya estás allí. Encuentras a Dios en el momento en que te das cuenta de que no tienes que ir a buscarlo».

Por eso no hay un único camino para la felicidad: cualquier estado puede emplearse, no se requiere uno en particular. Sin embargo, sólo hay un punto de acceso a la felicidad: el ahora. No puede haber felicidad fuera de este momento. ¿Estás solo y sin pareja? Entra en el ahora desde ahí. ¿Estás en una relación? Entra en el ahora desde ahí.

Esto puede resultar difícil de entender para una mente acostumbrada a pensar que todo lo que merece la pena está en el futuro. Pero piensa en lo siguiente: nada de lo que hayas hecho en el pasado o de lo que te hayan hecho a ti en el pasado puede impedir decir “SI A LA FELICIDAD” y llevar tu atención profundamente al ahora. Esto es algo que no puedes hacer en el futuro. O lo haces ahora o no lo haces nunca.

«Nadie en este mundo puede hacernos felices. La felicidad está dentro de nosotros».

Eckhart Tolle - El poder del ahora

El gen asesino:

Todos llevamos dentro un gen asesino que se expresa hacia el exterior y hacia el interior. El gen asesino externo pretende aniquilar a toda aquella persona que sentimos que nos puede infligir dolor. Surge nuestro arquetipo de héroe para pretender imponer justicia en el mundo. El gen asesino exterior está conectado al sentido del oído. Se fortalece si ha recibido palabras de rechazo, odio, gritos, insultos. Se minimiza si ha recibido palabras de amor, cariño, aceptación.

El gen asesino

El gen asesino interno tiende a matar todo lo que somos. Es también llamado el gen de la auto-destrucción. El gen asesino interior está conectado al sentido del tacto. Una persona que ha carecido de cariño físico, de caricias, de abrazos, de apapachos por parte de sus padres, puede tener más tendencias a expresar su gen asesino interior. Se levantan con personalidades depresivas, con muy baja autoestima.

  • Te das cuenta de ello cuando tus deseos van en contra de tus propias metas.
  • Te das cuenta de ello cuando tú mismo boicoteas tus propios objetivos.
  • Cometes pequeños errores a diario que te alejan de la felicidad que buscas, de la satisfacción.
  • La procrastinación es un gran enemigo.
  • El auto-engaño también.
  • Posponer lo importante por lo placentero:
    • Me voy a echar una siesta.
    • Mejor lo hago mañana.
    • Mejor veo la televisión un rato.
    • Mejor como un poco más de pizza.
    • Ya habrá tiempo para ahorrar.
    • Me gasto el dinero en esto pequeño, total, no se va a notar.
  • Atacarte a ti mismo:
    • No valgo para nada.
    • Soy un inútil.
    • Debería desaparecer de este mundo.
    • Nadie me quiere.
    • No soy lo suficientemente bueno.

Nuestros valores personales:

Es eso que nos hace plenamente diferentes a los demás. Es eso que siempre hacemos. Es eso que está dentro de nosotros de forma permanente, algunas veces en mayor o menor medida, pero que jamás se va.

«El VALOR está en el autoconocimiento».

Si no te conoces a ti mismo, ¿cómo puedes poner en valor tus propios atributos?

Cuando nos sentimos mal, cuando estamos fuera de nuestro centro, vamos hacia nuestros defectos para auto-destruirnos. Cuando perdemos nuestro centro nos vamos al defecto. Cuando estamos equilibrados acudimos a nuestros valores.

«Si te cuesta ver tus valores no es que no los tengas, sino que NO quieres ponerlos en activo».

Si estás fuera de tu valor, pierdes la motivación. Si estás dentro de tu valor, estás con una fuerza y energía imparable, sientes que nada te detiene, te sientes plenamente creativo, feliz, pleno, optimista, ecuánime.

¿Entonces cuál sería la fórmula de la felicidad?

  • «Elimina los recuerdos».
  • «Si no eres feliz es porque NO estás mirando esa esencia maravillosa que YA tienes»
  • «Vive en el ahora. Sólo en el ahora puedes ser feliz. La felicidad no va a llegar cuando tengas algo que se encuentra en el futuro».
  • «Para ser feliz tienes que darte cuenta de todo lo que tienes (TU VALOR), y darte cuenta de las cosas que tienes que trabajar (TUS ERRORES, tus zonas erróneas)».

 

¿Qué quieres hacer con tu vida?

¿Qué quieres hacer con tu vida?

En 2014 presenté al mundo Descubre tus Talentos y lo hice ni más ni menos que en las charlas TEDx organizadas en Madrid. Lo hice lanzando un reto a los asistentes: El fenómeno de los «NINIS», menos criticar y más empoderar. Y por aquel entonces escribí:

«He ganado, porque tuve la oportunidad de compartir una visión que pretende ayudar a miles de jóvenes. Las cosas que hago desde hace algún tiempo, ya no las hago por mi, sino por los demás».

TEDxMadrid 2014

Por aquellos días fui capaz de empatizar con el sentir de toda una generación, la mal llamada generación perdida, generación de jóvenes que no estudian, que no trabajan. Yo sabía que existía otra realidad y el documental que hoy comparto contigo da voz a esa realidad.

 

Jóvenes activos, con sueños, con metas, desencantados con el sistema educativo.

La autocaravana del proyecto que quieres hacer con tu vidaJóvenes desconectados del viejo paradigma, conscientes de que no se les está definiendo de forma correcta y que no aceptan los roles y las etiquetas con las que se les está calificando. Una generación en constante tensión entre lo que quieren ser y lo que se espera de ellos.

Recorrido de que quieres hacer con tu vida por España

Una “road movie” realizada por seis jóvenes que, subidos a una caravana, recorrieron 25 ciudades españolas con el objetivo de obtener un retrato con base científica, siempre partiendo del mismo punto: la pregunta: “¿Qué quieres hacer con tu vida?” Según el informe, la familia, la educación, el trabajo y las relaciones son los pilares vitales de los jóvenes, para los que la amistad, tienen una enorme importancia. Se trata de una generación interconectada que se mueve continuamente sin conflicto entre el yo y el nosotros, aunque también se señala un déficit de comunicación intergeneracional.

El pasado 16 de enero se presentó el documental en el auditorio de Campus Madrid de Google. Este es el resultado del viaje. Compártelo, difúndelo con tus amigos. Juntos podemos cambiar los enfoques. Que lo disfrutes:

 

8 pasos para saber qué quieres hacer con tu vida

No quería despedirme sin antes aportarte, si se puede, algo más de valor con 8 consejos que te pueden ayudar a responder esta pregunta tan importante. Leerás en muchos sitios que para alcanzar tus metas necesitas disciplina, concentración, compromiso. Pero el problema es mucho más simple. Porque, aunque duela admitirlo, la mayoría de la gente no triunfa en la vida simplemente porque no sabe qué hacer con ella. ¿Cómo puedes hacer entonces para saber cuál es la verdadera pasión que te mueve?

#1 – Desarrolla una visión de tu vida a 5 años

Coge papel y lápiz y escribe todo lo que se te ocurra respecto. ¿Cómo sería esa vida? Escribe durante 10 minutos. ¿A qué hora te levantas, cómo es tu trabajo, con qué tipo de gente te relacionas, cómo es tu casa, qué comes, qué tipo de vida llevas o como te sientes? No es un ejercicio sobre lo que te pasa ahora, sino sobre lo que te pasaría si en los últimos años tus sueños se hubieran hecho realidad.

#2 – Lee libros de autoayuda, anota y aplica las cosas importantes

La lectura de un buen libro de autoayuda es increíblemente poderosa, siempre y cuando seas capaz de adoptar y poner en práctica las ideas que encuentras en ese libro. Leer solamente no va a suponer nada para ti si no aplicas los consejos que encuentras. De hecho, tampoco te servirá de nada comprar un libro y dejarlo en una mesa esperando que pase algo. Si un título es inspirador, imagínate lo que puedes encontrar dentro.

#3 – Participa en tareas de voluntariado

Participar en labores de voluntariado, créeme, te permitirá conocer personas interesantes, motivadas y positivas. Además, te ayudará a descubrir en ti mismo aspectos que tal vez no conocías y a encontrar sentidos a cosas que antes no te habías planteado.

#4 – Inicia esa afición que llevas tanto tiempo deseando practica

Todos hemos querido hacer algo alguna vez, pero no todos hemos tenido el valor de hacerlo. Los motivos pueden ser varios, desde el “no tengo tiempo” al “qué dirán” o el “cómo me voy yo a poner a hacer esto a mis años”. No lo demores más y empieza a hacerlo hoy. Si te sientes atraído hacia eso es por algo. Deja de negarte a ti mismo el derecho a hacerlo y empieza ya.

#5 – Sigue un blog inspirador y toma acción

Identifica un blog que te guste y que te insipire. ¡Como Descubre tus Talentos! 😉 Pero no te quedes solamente en la lectura. Escríbeme, contacta conmigo, hazme preguntas, chateemos algún día por skype. Lee los artículos cuyo título te inspire. Déjate llevar por los mensajes que te llamen la atención. Anota las ideas que más te han llamado la atención y toma acción. Si te has sentido atraído hacia esos contenidos es por algo. Descubrirás muchas cosas de ti mismo con este ejercicio.

#6 – Responde a la pregunta “qué quiero hacer”

Atrévete a responder sin límites a esta pregunta: qué quiero hacer con mi vida. Y no te reprimas. No te excuses. No valen respuestas del tipo “me gustaría hacer esto pero no puedo porque….”. Llena tu habitación con Post-its, conforme las ideas vayan surgiendo. Puedes estar mirando una película y de repente surge una idea. O leyendo un libro, o mirando algún documental interesante. Cuando sientas una idea, levántate un momento y escríbela en el post-it.

#7 – Identifica tus miedos

¿Qué es lo que te asusta? Atrévete a reconocerlo. Cuando nos enfrentamos a nuestros miedos nos enteramos de cosas muy interesante sobre nuestro carácter. Y, sorprendentemente, esto genera en nosotros un gran sentimiento de autoconfianza, la misma que se genera cuando te atreves a contárselo a un amigo. Además, identificar esos miedos también nos ayudará a buscar su razón de ser. Es el primer paso para superar esos límites autoimpuestos que nos arrinconan.

#8 – Piensa en lo que te pasa como una forma de aprender

Sea lo que sea lo que te ocurra, bueno o malo, plantéate siempre qué puedes aprender de eso y qué dice de ti mismo la manera en la que has enfrentado la situación. Si eres capaz de aprender cosas en cada situación, cada vez tendrás las cosas más claras en tu vida.

 

Cada 3 segundos muere un niño

Cada 3 segundos muere un niño

Cada 3 segundos el mundo pierde a un niño por causas que podrían haberse evitado:

  • Acoso escolar
  • Acoso sexual
  • Violencia familiar
  • Educación tóxica que mata su creatividad
  • Docentes que acaban con la pasión de los jóvenes
  • Padres y familias que anulan los talentos innatos de sus hijos

 

 

Comparte este video desde el link de nuestra página y ayúdanos a difundir este tipo de mensajes.

 

Antes de juzgar a alguien recuerda este cómic

Antes de juzgar a alguien recuerda este cómic

Este cómic nos recuerda que no todos tenemos las mismas oportunidades en la vida. Es una historia sobre dos personas nacidas en familias distintas, y acerca del papel que juegan sus familiares en sus respectivos destinos.

«La frase „la persona se hizo sola“ no existe, carece de veracidad. Todos estamos hechos por otras miles de personas. Cada ser que hizo algo bueno por nosotros, o nos dijo algunas palabras de aliento o aprobación, influyó en nuestra personalidad y nuestros hechos. Es por eso que se vuelven parte de cualquier éxito nuestro».
George Matthew Adams, escritor.

Pin It on Pinterest

Share This