Hackear la educación con Minecraft

por | Jun 16, 2016 | Hackear la educación tóxica

El fracaso del sistema educativo actual es una evidencia. Padres y profesores están diciendo ¡basta ya! a las viejas reglas. Los niños se aburren y quieren incentivos que tengan que ver con sus vidas. Quieren hablar de Breaking Bad y no del Quijote, como ya decíamos en un anterior post. Y los profesores y los padres más osados por fin se están atreviendo a hackear la educación.

hackear la educación con MinecraftA los chicos ahora les fascinan los videojuegos y esto es muy interesante porque es de sobra conocido que la mejor forma de aprender es jugando. ¿Por qué no usarlos para educar en los colegios? Se desarrolla la capacidad de trabajo en equipo, la toma de decisiones, resolución de problemas, tolerancia frente al error, cálculo de probabilidades, constancia y multitud de aptitudes más que dependen del propio juego como desarrollo del lenguaje, matemáticas, ética o historia de las religiones. A Joel Levin se le encendió una bombilla para hackear la educación con videojuegos y ha creado Minecraft EDU (que ahora se usa en más de 4.000 colegios y en 40 países), una versión tuneada para profesores y alumnos del mítico juego Minecraft.

El juego va de construir y derribar, y está bastante poco dirigido,lo que significa que puedes hacer lo que quieras, que puedes usar al máximo tu creatividad, desde construir un pueblo medieval (como hizo una profesora en España con su clase de 9 años -6º de Primaria- como trabajo de clase) hasta crear una sociedad entera en la que se puedan visitar las distintas religiones (como hizo un profesor finlandés) o enseñar planificación urbana y problemas ambientales (como hicieron en Estocolmo).

 

Este cambio de perspectiva ha permitido que los chicos que en un principio pudieran tener problemas sociales por estar demasiado conectados, ahora tienen un punto fuerte con el que pueden ser mentores de otros niños y colaborar en equipo para realizar los trabajos en clase.

Basándonos en la premisa de que nosotros ahora en el colegio estamos formando a los que gobernarán nuestro futuro, con el uso de videojuegos y tecnología en las aulas, estamos creando un futuro de hombres funkys, según decían Jonas Ridderstrale y Kjell Nordstrom en “Funky business” ¿Y esto qué significa? Significa que nuestros hijos van a crecer en una sociedad en la que la inteligencia, en la que las ideas, es lo que más valor tiene, que los empollones van a gobernarnos. De hecho ya lo están haciendo: Bill Gates, Steve Jobs, Mark Zuckerberg,… eran grandes empollones, eran frikis. Y ahora dominan el mundo. Sus negocios son negocios funky y ellos también lo son.

Ellos tuvieron éxito porque consiguieron hackear la educación, consiguieron hackear las normas y crearon las suyas propias. Ahora la pregunta es: ¿Vas a permitirle a tu hijo que haga lo mismo? Pregúntatelo cada vez que se salte las normas.

Gracias a que un profesor y padre escuchó a su hija de 5 años y descubrió el enorme poder del Minecraft, hoy tenemos Minecraft EDU. Debemos enseñar a los chicos cosas sobre su realidad, no sobre la nuestra. Y debemos hackear la educación tóxica. Debemos conocer bien las normas para surfearlas, para aprovecharnos de su potencial y que nos lancen hacia lo más alto. No para que nos presionen y aprisionen. Eso es de lo que hablo cuando digo hackear la educación. Porque si tu hijo o tus alumnos pasan horas haciendo algo, te pregunto: ¿por qué no les dedicas un par de horas a averiguar de qué se trata? Tal vez sea algo importante.

Ahora quiero ir un paso más lejos…

Un hacker se salta las normas para conseguir un objetivo. Así como nosotros nos saltamos las normas de la educación convencional para conseguir un objetivo que es educar en una nueva era.

Bien. Los profesores novedosos tienen a unos alumnos alucinados porque están jugando a videojuegos en clase. Pero esto es una norma. ¿Y si tuviéramos a alumnos tan buenos que consiguieran hackear la educación de los videojuegos? ¿Que consiguieran hackear el programa o los trabajos de sus alumnos? ¿Merecería ese alumno una matrícula? Se ha saltado las normas.

Yo, personalmente, preferiría que mi hijo fuera un hacker porque quiero que se lo plantee todo, todas y absolutamente todas las normas que se encuentre por su camino. Quiero que mire de frente a las normas, y que les dé la vuelta, que las mire por arriba y por abajo, desde todos los puntos de vista, y quiero que se plantee si esa regla es buena para él, si le protege o si le da igual, o si le impide ser un poquito más libre. Quiero que piense, que use su mente y que sea funky. Y que actúe en consecuencia. Sin miedo.

Y no quiero que use los videojuegos solo porque sea una moda. Los videojuegos se usan porque son una forma genial de comunicarse con los chavales que se pasan el día jugando. Si no les enseñamos a pensar (cómo enseñar a pensar a tu hijo), la cosa no tiene sentido. Potenciar la inteligencia y la creatividad es lo que tiene sentido.

Aquí os dejo un TEDx de Logan LaPlante, de 13 años, sobre lo que quiero decir cuando hablo de hackear la educación:

Pin It on Pinterest

Share This