“Según como gastemos nuestros días, por supuesto, será cómo gastaremos nuestras vidas”
-Annie Dillard

En este artículo pretendo ofrecerte una serie de recursos, si lo que quieres es descubrir tu elemento. Ken Robinson define «el elemento» como el punto donde coinciden las cosas que se te da bien hacer (tus habilidades) y las cosas que te gusta hacer (tu pasión). Según una encuesta realizada por Gallup en 2013, 70% de los trabajadores están desconectados con su trabajo, no están comprometidos. El problema es que las personas nos hemos dejado de hacer las míticas preguntas existenciales.

 

  • ¿Quién soy yo?
  • ¿Cómo soy?
  • ¿Por qué estoy aquí?
  • ¿Qué quiero conseguir?
  • ¿Qué cosas espero del mundo en que vivo?
  • ¿Cuál es mi propósito en la vida? ¿Por qué?
  • ¿Por qué hago lo que hago?
  • ¿Por qué querría hacer una cosa totalmente diferente a la que estoy haciendo?

 

Las más significativas para mi propio proceso de descubrimiento fueron las dos últimas preguntas.  Si preguntáramos a nuestros padres, esos muchachos nacidos entre 1940 y 1960, que cosas querían conseguir cuando eran jóvenes, tendríamos respuestas como:

  • Quiero hacer mucho dinero para poder comprar las cosas que necesito y poder asegurarme una buena jubilación.
  • Quiero dirigir una gran corporación para así poder tener poder sobre mis empleados.
  • Quiero pasar el mayor tiempo posible haciendo el menor esfuerzo posible.

La buena noticia, comenta Smiley Poswolsky es que, aparentemente, las respuestas han cambiado radicalmente. En lugar de eso, la generación X, Y y los Millenials, estamos respondiendo cosas como:

  • Me gustaría enseñar a los jóvenes cómo evitar el endeudamiento y cómo convertirse en micro-emprendedores.
  • Me gustaría inspirar a las chicas para que vean la posibilidad de convertirse en ingenieras y aprendan a programar.
  • Me gustaría enseñar a los niños que viven en zonas desérticas a cultivar su propia comida.
  • Me gustaría asegurarme que las industrias de mi país reduzcan su huella de carbono.

Smiley propone algo muy cierto:

“Encontrar tu elemento o encontrar un trabajo que tenga sentido para tu vida, tiene que ver más con hacerte preguntas complejas, que esperar respuestas fáciles”

Muy pocas personas tienen un único propósito, una única verdad, una única llamada en la vida. Y más importante aún es recordar que nuestro propósito cambia a lo largo de nuestras vidas, mientras probamos diferentes trabajos, mientras viajamos a nuevos lugares, conocemos a nuevas personas y nos hacemos mayores. Cualquier trabajo podría tener sentido y propósito para ti. El reto es que descubras “tu elemento”, ese espacio, lugar, actividad, que te hace sentir vivo.

“Debemos aceptar que nuestra definición cambiará con el paso del tiempo”

Por eso aquí tienes los 5 componentes con los que podrías encontrar respuestas:

 

1.- Un trabajo con sentido refleja quién eres.

Así que las preguntas que te pueden ayudar a definir el tipo de trabajo ideal son:

  • ¿Quién eres?
  • ¿Qué cosas te gustan y te encantan de ti mismo?
  • ¿Qué te hace ser un bicho raro? (Ser raro es bueno)
  • ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste plenamente feliz?
  • ¿Cuándo fue la última vez en que te sentiste realmente triste?

2.- Estar en tu elemento refleja estar haciendo cosas alineadas con tus intereses.

  • ¿Qué cosas te interesan, que cosas te llaman la atención?
  • ¿Qué tipo de injusticias te ponen furioso?
  • ¿Con qué causas o problemas sociales te sientes más identificado?
  • ¿Que cosas han sucedido en tu vida que hayan cambiado la forma en que ves el mundo?
  • ¿Qué experiencias personales han dado forma a tus creencias?

3.- Cuando estás en tu elemento, cuando tu trabajo tiene sentido y propósito, puedes compartir tus talentos con los demás.

Así que las preguntas que te pueden ayudar a dar forma a tu elemento son:

  • ¿En qué cosas eres realmente bueno?
  • ¿Cuales son tus habilidades y fortalezas?
  • ¿Cuáles son tus talentos?
  • ¿Cuál de tus talentos te gusta practicar?
  • ¿En qué áreas necesitas profundizar tus conocimientos?
  • ¿Qué clases necesitas tomar?
  • ¿Con que tipo de mentores o expertos necesitas hablar?

4.- Un trabajo con sentido te permite ayudar a otras personas.

  • ¿Que tipo de impacto quieres conseguir?
  • ¿Que tipo de impacto has tenido en trabajos anteriores?
  • ¿Necesitas obtener resultados cada día?
  • ¿Necesitas tener contacto cara a cara con los beneficiarios de tu trabajo?
  • ¿Eres una persona que se empodera relacionándose con más personas?

5.- Cuando estás en tu elemento y consigues un trabajo que tiene sentido para ti, también encuentras una remuneración económica que te permite llevar el estilo de vida que tu quieres.

  • ¿Cuánto dinero quieres o necesitas a la semana, al mes?
  • ¿Cual es tu ideal de calidad de vida?
  • ¿Cuánto dinero necesitas para tener una calidad de vida que encaje contigo?
  • ¿Te permitirá un equilibrio entre trabajo y vida saludable?
  • ¿El entorno de trabajo y tus compañeros te energizan y empoderan o te drenan energía?

Por último, no olvides analizar los valores corporativos de las empresas, fundaciones y organizaciones en las que te gustaría trabajar. Asegúrate que encajen con tus propios valores y que te ofrezcan la oportunidad de crear impacto y de ofrecerte la calidad de vida que deseas. No te desesperes, como buen Millenial estás acostumbrado a gratificaciones inmediatas.

No existen botones mágicos. No hay ascensores para alcanzar el éxito, solo escaleras que debes subir paso a paso.

 

EXTRAS:

Te dejo el trailer del libro de Smiley Poswolsky, tiene realmente muy buena pinta. Espero que si te interesa, lo busques y lo leas.

 

 

Si buscas recursos adicionales para Millenials aquí tienes un enlace a la web del libro:

 

 

Pin It on Pinterest

Share This