Cada 3 segundos muere un niño

Cada 3 segundos muere un niño

Cada 3 segundos el mundo pierde a un niño por causas que podrían haberse evitado:

  • Acoso escolar
  • Acoso sexual
  • Violencia familiar
  • Educación tóxica que mata su creatividad
  • Docentes que acaban con la pasión de los jóvenes
  • Padres y familias que anulan los talentos innatos de sus hijos

 

 

Comparte este video desde el link de nuestra página y ayúdanos a difundir este tipo de mensajes.

 

La desaparición del futuro vs. La creación del futuro

La desaparición del futuro vs. La creación del futuro

Los han dejado sin dirección postal, sin sitio dónde estudiar o lugar de trabajo… El jueves 20, desde Tlatelolco, hay tiempo para pensar y ver al ritmo del andar con otros. Y dejar que lo que se mira, interrogue. De cada 100 muchachos que inician la primaria, quizá 20 lleguen a la educación superior. A los otros 80 los ha abandonado el sistema educativo antes de tiempo. También los han echado de las listas de asistencia. No aparecen ya en el pupitre…

La desaparición del futuro

Así comenzaba el titular del artículo escrito por Manuel Gil Antón, profesor del Colegio de México, y que mi amiga Alejandra Guerra, profesora del IPAE, compartía en su muro de facebook. Me dispuse a leérlo. Y como siempre, encuentro opiniones de líderes en educación llenas de cifras y frases nostálgicas que pintan un México imposible, pero siempre, eso si, llenas de vacíos. Ausentes de ideas, de soluciones. Así que sin más, me animé a responder el post de mi amiga, y al final resultó el siguiente texto que quiero compartir con ustedes.

 

La creación del futuro

La crítica a la publicación es que no llama a la acción. Desde sus posiciones privilegiadas tendrían la responsabilidad, no sólo de emitir una opinión de calado, sino lanzar iniciativas que propongan una transformación inmediata de ésta realidad. Seguimos cayendo en el deporte de comentar y dramatizar, cuando lo necesario es proponer soluciones reales, tangibles y de corto plazo, para, por ejemplo, rescatar a 25 chamacos de ese abandono. Y como soy partidario de criticar con el ejemplo de por medio, propongo una idea sencilla, práctica y viable. No sólo es una idea, es un proyecto que estoy poniendo en práctica.

1.- Construyamos programas alternativos de educación académica no formal.

2.- Juntemos a 10 especialistas en educación, con coraje, huevos y ganas de cambiar la educación con sus propias manos.

3.- Diseñemos un plan de formación de 3 a 6 meses para esos 25 chavos.

4.- Encontremos un espacio – y de estos sobran muchos – donde podamos impartir estas clases y crear estos espacios de aprendizaje alternativo. Alternativo en varios sentidos, primero desde la base pedagógica, y alternativo a un gobierno que no va a venir a solucionar el problema del modelo educativo “tóxico” que tiene entre manos.

5.- Es un programa formativo centrado en educación emocional, desarrollo de habilidades interpersonales y formación para el micro-emprendimiento. Ofrecido una o dos veces por semana en sesiones de 3 horas.


Aquí está una idea. Es una propuesta seria, real, alcanzable, que puede funcionar con muy escasos recursos. Está funcionando en 15 ciudades españolas a coste cero. Esto es sostenibilidad en estado puro. Esto es innovación. Todo se centra en el voluntariado de esos 10 expertos con ganas de mancharse las manos, con ganas de cambiar el México que todos vemos desde lejos pero nomás no nos atrevemos a cambiar de verdad, con acciones reales y tangibles.

Transformar la vida de 25 chavos cada 6 meses es poco, es nada contrastando esos 7 millones de ninis que tiene México. Ahora multipliquemos ese efecto a 10 delegaciones del DF, a 2 ciclos por año. Haciendo cuentas, nos salen 16 delegaciones, 25 chamacos, 2 ciclos por año y un total de 800 vidas transformadas cada año.

¿Quién se apunta al cambio?


¿Quién dice yo? ¿Quién se apunta al cambio? ¿Quién se apunta al reto? Hago una predicción del silencio que vendrá a continuación, el silencio que encontraré en un muro vacío de comentarios, vacío de “Órales”, vacío de “Me apunto”, vacío de “Y yo también”, vacío de empresas que digan “Órale, yo pongo el espacio gratis”, vacío de voluntarios especialistas en educación y pedagogía. Vacío porque todo esto suena muy bien, pero: que miedo dejar mi trabajo, que miedo dejar lo que estoy haciendo, que hueva ponerme a intentar cambiar el mundo. Total, si seguro que de esos ochocientos chamacos, la mitad no acabará el curso. Ojalá me equivoque, pero esa si es la realidad que la gente si tiene pintada en la frente. Hemos pintado el planeta de un rojo angustia, en lugar de un verde esperanza.

Estos son el tipo de cartas que deberían escribir esos líderes de opinión. Y estos los menesteres en los que deberíamos estar participando como sociedad. Cada uno, desde su trinchera, gestionando el cambio que queremos para México, para Colombia, para España, para la India, para el mundo entero.

¿Quién se apunta? ¿Quién dice yo?

PD. Puedes ver en tiempo real la imagen del post, que es el cruce de República de Argentina con República de Venezuela, donde se encuentra la sede de la inmaculada Secretaría de Educación Pública. Esta es la postal que ven los ministros “vale-madres” desde sus balcones. Este es el México que ven y ante el que no se inmutan. Ahí, sentado en la banqueta, podríamos ver la vida de un nini de siete años a lado de su madre nini de no mas de dieciocho, y un poco más a la izquierda otro nini viendo pasar el tiempo, con su pié recargado sobre la pared.

Cada vez que yo me refiero a los ninis, hago uso del término desde el respeto y siempre con el objetivo de empoderar a este colectivo. No estudiar y no trabajar es una elección, una opción. Lo realmente preocupante es cuando un gobierno y una sociedad en su conjunto lleva, con sus actos demagógicos, de corrupción, de impunidad, de “vale-madrismo” a que los jóvenes no tengan derecho a ejercer esa opción.

Imagen: Google Maps

¿Que puede enseñar un videojuego a un padre?

¿Que puede enseñar un videojuego a un padre?

Jóvenes cada vez más enganchados a la tecnología, irrespetuosos, sin colaborar en casa mientras que sus madres están atadas a ellos como sirvientas.

Era la cita a pie de foto cuando encontré esta fantástica imagen del ilustrador Pawel Kuczynski. Y me hace pensar en el papel que tenemos como padres, hermanos, primos, tíos, tutores, mentores con las nuevas generaciones. ¿Por qué son tan adictivas las redes sociales, los videojuegos? ¿Qué les ofrecen estos productos que no encuentran en su círculo familiar?

 

La vida real vs. la vida dentro de un videojuego.

Tengo algunas respuestas:

  • El videojuego les compromete con una meta muy alta, les impone un reto.
  • En el juego ellos son los protagonistas, serán los héroes o villanos de la historia.
  • El juego está diseñado de forma gradual, de tal manera que el jugador siente que va alcanzando las metas poco a poco.
  • Es capaz de notar su progresión, sus logros y sus avances.
  • Si pierde o se equivoca el juego lo motiva, le da ánimos, le da consejos, nunca lo regaña ni le dice lo pendejo que es.
  • En la nueva era de juegos comunitarios, el niño busca y encuentra compañía, porque necesita sentirse parte de un grupo más grande.

Si eres padre y lees con detenimiento los puntos anteriores podrás encontrar respuestas a posibles situaciones que se están saliendo de control con tus hijos. No te hacen caso, se la pasan horas jugando en la playstation o en la calle con sus amigos, tiene problemas de desempeño escolar, está a punto de abandonar los estudios, no te ayuda en casa, no ves la forma en que haga cosas productivas para el.

Así que te voy a ayudar un poco, traduciendo los puntos anteriores en soluciones prácticas:

  • Deja de ponerle metas simples, sencillas y mediocres. Los niños y jóvenes necesitan metas ambiciosas. Pero si tu eres el primero en limitar sus posibilidades, después no te quejes.
  • Deja que él sea el protagonista de su propia vida, que descubra qué héroe o villano desea ser. Pregúntale frecuentemente qué quiere ser, qué quiere hacer. Y analiza por qué lo quiere hacer. ¿Qué emociones y motivaciones subyacen?
  • Ponle metas ambiciosas pero alcanzables. Y al igual que el juego, con cada logro aplaude su desarrollo. Y si falla hazle saber que no pasa nada, que lo vuelva a intentar. No lo atiborres con frases negativas que solo minan su autoestima.
  • Si tu hijo huye de tu compañía, huye de sus deberes en casa, prefiere pasar horas delante de la Playstation, frente a su muro de Facebook, o en la calle con sus amigos, es porque hace tiempo, y puede que no te hayas dado cuenta de eso, buscó en ti la compañía que hoy demanda y encuentra en otros círculos. Nunca es demasiado tarde, pero reconoce este hecho. Los niños y jóvenes buscan afuera lo que no encuentran dentro de su círculo mas íntimo.
  • Por último no confundas el cariño y el amor con el abuso y la indiferencia. Enseña a tus hijos a ser responsables, implícalos en las tareas diarias del hogar. Pero por favor, si no lo has hecho a tiempo, no esperes que tu hijo cambie de un día para otro. Tal vez si hacen ambas cosas juntos, jugar un rato a la play y colaborar en las tareas del hogar, ellos comprendan que ambas cosas son plenamente compatibles.

Ilustración: Pawel Kuczybski

El acoso escolar y la defensa de los derechos de los niños

El acoso escolar y la defensa de los derechos de los niños

El Día Universal del Niño

El 20 de noviembre de hace 25 años, México, Colombia, España y la mayoría de países del mundo se pusieron de acuerdo para reconocer, respetar y defender los derechos de todos los niños, niñas y adolescentes. Hoy celebramos ese día. El Día Universal del Niño. Este acuerdo se llamó Convención sobre los Derechos del Niño y es el tratado internacional que más firmas de países ha conseguido.

Sin embargo, seguimos teniendo problemas muy serios por resolver. Uno de ellos es el “acoso escolar” o “bullying”. Creo que muchos de nosotros lo hemos llegado a experimentar alguna vez en nuestras vidas. No solo consiste en recibir maltrato físico o verbal. Se puede traducir, por ejemplo, en exclusión y manipulación social, una situación que puede pasar totalmente desapercibida. El “acoso escolar” es uno de esos llamados problemas sociales latentes. Está oculto, pero está ahí. Su diagnóstico es complicado. Los padres se dan cuenta, muchas veces, demasiado tarde, que alguno de sus hijos ha vivido una verdadera pesadilla en el colegio.

La historia de Shane Koyczan

Cuando era niño, escondía mi corazón en la cama porque mi mamá decía, “Si no eres cuidadoso, un día, alguien te lo romperá”. Te lo digo yo. La cama no es un buen escondite. Lo sé porque he sido derribado tantas veces que me da vértigo solo por pararme aquí. Pero eso es lo que nos dijeron. Defiéndete solo. Y es duro hacerlo si no sabes quién eres. Esperamos definirnos a una edad temprana, y si no lo hicimos, otros lo hicieron por nosotros. Friki. Gordo. Puto. Marica.

Y a la vez que nos estaban diciendo lo que éramos, nos preguntaban: “¿Qué quieres ser cuando grande?” Siempre pensé que era una pregunta improcedente. Supone que no podemos ser lo que ya somos. Somos niños.

 

Continuando con las buenas noticias, de esas que nos dan esperanza de que es posible un mundo mejor, les dejo con un capítulo del programa Para todos La 2, de TVE, donde entrevistan a mi amiga Antonella Broglia, y esta semana nos habla de:

Adolescentes y niños que innovan

 

 

Mi hijo es un Nini, ¿Qué puedo hacer?

Mi hijo es un Nini, ¿Qué puedo hacer?

Cuando comencé el proyecto de Descubre tus Talentos, reconozco que sólo veía el problema en una sola dimensión, la de los jóvenes, olvidándome otros orígenes, como lo son su entorno familiar, concretamente sus padres.

Un día, charlando con un gran amigo, el cual tiene un “nini” en su familia, comprendí la importancia de confrontar este problema social por varios frentes. Si eres padre de un adolescente “nini” y no sabes qué hacer, hoy te traigo 10 consejos que puedes poner en práctica ya mismo:

1.- Debes ayudarle a descubrir lo que más les gusta hacer. Salgan juntos a dar una vuelta por el parque, busca un rincón tranquilo, donde nadie les interrumpa. Y con toda calma pregúntale: ¿qué es lo que te gusta hacer? ¿qué te ves haciendo en el futuro?

2.-Debes respetarlo, entenderlo y buscar juntos una solución. En esta etapa no hay respuestas correctas ni soluciones únicas.

3.- Olvídate de las expectativas que como padre te has creado. Evita presionarle o intentar dirigirle hacia los deseos o expectativas que tienes como padre respecto a su futuro.

4.- Si no quiere ir a la escuela, averigua cual es la causa por la que rechaza los estudios.

5.- Ayúdale a establecer una conexión entre sus estudios y sus intereses personales. NO intentes vincular las diversas asignaturas con futuros puestos de trabajo o estudios universitarios. Ya no hay puestos de trabajo seguros y los empleos que serán tendencia en cinco años aún no existen.

6.- Motívalo con actividades novedosas que sustituyan a aquellos pasatiempos negativos (jugar a la consola, pasar horas en internet o chateando).

7.- Anímale a realizar actividades deportivas. La buena forma física conlleva a la neutralización de las tendencias perezosas.

8.- Dale confianza  a la hora de tomar iniciativas que le gusten y sean saludables. Esto mejora su autoestima.

9.- Transmítele “pasión por la vida”, comparte tus pasiones con el o ella: leer, tu trabajo, tus aficiones, algo que te apasionaba cuando eras joven. Y descubran juntos la de el o ella.

10.- Ayúdale a descubrir sus metas.

 

Escríbenos tus dudas y comentarios. Estamos diseñando un curso para padres. Suscríbete al blog.

Vía: El Nuevo Día

TEDxMadrid 2014 – Verdadero y falso

TEDxMadrid 2014 – Verdadero y falso

Un día para potenciar nuestro espíritu crítico y reconocer que todo conocimiento tiene fecha de caducidad…

Así comenzaba el texto de invitación TEDxMadrid que me encontré en internet. Sin embargo, para el 27 de agosto las entradas ya se habían agotado. Un poco desilusionado, entré a la web del evento y en la sección “pide una entrada” me encontré con un reto lanzado por los organizadores.

CONSEGUIR UNA ENTRADA

Tenemos algunas entradas extras. Envíanos tus datos y explícanos por qué te gustaría asistir al evento. De todas las solicitudes elegiremos las mejores respuestas. Mucha suerte. Después de una semana recibí un mail dándome la enhorabuena, adjuntando un código para poder comprar la entrada.

EL UNROOM Y EL MACRO-CEREBRO

Días después de recibir mi entrada me encontré con otra sorpresa. Era un correo que nos invitaba a proponer un Unroom.

“Solo para asistentes, de 15:00 a 16:00 h. y con el escenario apagado, lanzamos los Unrooms”. ¿Quieres explotar la inteligencia colectiva del público de TEDxMadrid? Invítales a tu Unroom para hablar contigo de una tema que te apasione”…

Aquí es donde te das cuenta del estado de conciencia con el que se ha diseñado el evento, invitando a los asistentes a ser los protagonistas.

…te proponemos extraer todo el potencial al macro-cerebro formado por nuestros asistentes.

Fue un regalo darme cuenta que tendría un espacio para hablar de mis ideas y los temas que me conciernen y poderlos compartir con otras personas que están en la misma frecuencia.

LAS DUDAS Y LOS RETOS

Anthony Robbins tenía razón. El éxito se nos resiste a todos. Le tenemos más miedo al éxito que al fracaso. El proceso fue largo:

  • La resistencia a escribir la carta: -Igual ni me toca. Total, ya lo intentaré el año que viene-.
  • La desidia de comprar o no el boleto, junto con la incertidumbre de si me darían permiso en el trabajo, que se desveló hasta el último minuto. ¿La vida te regala algo y tu lo dudas?
  • El reto de escribir la idea para el Unroom, otro momento de duda y apatía.

EL EVENTO

Nada más llegar, tuve la sensación de que todo estaba pensado para ofrecer una experiencia integral, centrada en el compromiso social y el medio ambiente.Los productos de catering, vasos y servilletas, eran de la marca Vegware, la misma marca a la que le compramos los platos para el negocio de Las Delicias de Frida. El menú era súper natural; manzanas, uvas, zumos naturales. Lo mismo con el material de marketing y la bolsa del evento, diseñada y producida por Peseta. Fabricada en esta ocasión empleando material de escombrera y cintas de persianas recicladas. Dentro de ella, un sobre de espaguetis solidarios y una serie de libros y revistas con compromiso social, como la revista El Estado Mental y el Nº 15 de la revista Slow Journalism, que también participó con una charla.

Este es el valor de futuro con el que se deberían realizar todos los eventos. Quedó patente que los organizadores juegan en las primeras ligas.

TEDxMadrid 2014 en El Matadero



LA BIENVENIDA

Llegó el momento de recibir el material, el brazalete rojo, la libreta de notas y… ¿el programa de los Unrooms? No me lo podía creer. No era un evento aislado y sin importancia. Era la parte medular para conectar ese gran macro-cerebro. Estaba sin palabras.

La pulsera de poder en TEDxMadrid 2014

LO QUE APRENDÍ DEL EVENTO

  • Buscaría más eventos como estos para divulgar los objetivos de Descubre tus Talentos
  • Cualquier lugar lleva consigo la oportunidad para difundir mis ideas y proyectos.
  • Puedo diseñar unas camisetas con mis valores (gritty, upstander, changemaker)
  • Me sentí muy orgulloso al leer mi nombre en el programa de los Unrooms. Pero aprendí que es más importante mantener una buena actitud. Para mi las ganancias del evento se vieron traducidas con la oportunidad de compartir mi idea. Y ya no es que se trate de algo mío, sino que se trata de algo que pretende ayudar a miles de personas. Las cosas que hago desde hace mucho tiempo, ya no las hago por mi, sino por los demás. Debo pensar en todos eso jóvenes anónimos que necesitan nuestra ayuda.

LO QUE APRENDÍ DEL UNROOM

  • Los testimonios duros. A la sociedad le cuesta comprender la total apatía de los jóvenes por no estudiar ni trabajar. Tenemos que sumergirnos en la realidad de los jóvenes para comprender las verdaderas causas.
  • Me encantó ver en en tiempo real la diversidad de ideas. Cada persona ve el problema con un matiz único. También pude sentir la energía del acuerdo unánime cuando surgieron ideas interesantes. Por ejemplo muchos estuvieron de acuerdo en que los NINIs necesitan sentirse parte de una tribu.
  • Casi todos estuvieron de acuerdo en que muchos de nosotros terminamos estudiando cosas que no queríamos.
  • Perdí mucho tiempo permitiendo que las personas se presentaran.
  • Por hacerle caso a Antonella, que pidió que los Unrooms fueran un coloquio, no pude presentar la idea completa de Descubre tus Talentos. Y el grupo pedía ideas, venían muy decididos a saber cómo pretendíamos soluciona este problema.

LOS COMENTARIOS DE LOS PARTICIPANTES:

  • Estudie para huir de casa (un profesor de universidad).
  • Uso el deporte como terapia para conectar.
  • Pasé miedo. Pero tuve el apoyo de la familia.
  • El término NINI no gusta!
  • No se por que los jóvenes están tan apáticos! No soy capaz de entenderlo. (perfil de alguien sin fracaso escolar).

CÍRCULO SOCIAL, OCIO:

  • Somos demasiado exigentes con ellos.
  • Hay demasiada presión social sobre los adolescentes.
  • Hay una discapacidad de integración en su grupo social.
  • Ausencia de habilidades sociales e intrapersonales.

QUÉ IDEAS SURGIERON:

  • Orientación desde la familia y a primera edad.
  • Deben pasar por terapias de autoconocimiento.
  • Escuelas de inteligencia emocional.
  • El deporte como terapia.

TRIBUS Y COMUNIDAD

  • Es importante la referencia social, que se sientan parte de algo importante.

APRENDIZAJE APLICADO @ DtT

  • No me puedo quedar con la interpretación personal del problema. Debemos escuchar todas las voces, todas las opiniones. Todas son válidas.
  • Me he dado cuenta, que la formación en inteligencia emocional es vital. No tengo por qué saberlo todo. Necesito voluntarios.

SIGUIENTES PASOS

  1. Conectar con los jóvenes.
    • Para escucharlos
    • Tener su punto de vista.
    • Saber si se quieren identificar con la etiqueta NINI
    • Saber si no quieren que se les etiquete.
  2. Tomarle el pulso a los NINIs, padres, profesores, sociedad
    • ¿Qué piensan del fenómeno?
    • ¿Cómo lo ve cada grupo?
    • ¿Que interpretación tienen de la etiqueta NINI?

Pin It on Pinterest