¿Cuál sería la fórmula de la Felicidad?

¿Cuál sería la fórmula de la Felicidad?

Conocí a Joaquina Fernández hace dos años, a través de uno de los talleres que ofrece junto a su fantástico equipo del Instituto Hune: Tu Yo Financiero. Aprendí muchísimo, descubrí muchas de las creencias limitantes que tengo sobre la abundancia y el dinero. Pero lo más enriquecedor es que conocí a una mujer que no deja de compartir su conocimiento con las personas. Y en su afán por compartir cada mes organiza una taller gratuito que gira en torno a la trascendencia. Cada mes organizo una “quedada” con mis mejores amigos para asistir a su charla y sacar nuestras propias conclusiones. Y eso es lo que quiero compartir contigo, mis propias reflexiones. Si no lo pones en práctica de forma consciente, pasará por tu vida y luego desaparecerá.

Joaquina Fernández

«Venimos a este mundo a trascender para nosotros mismos, no para los demás».

Los 3 Niveles del Deseo

Las personas expresamos nuestro deseo en tres niveles, de abajo hacia arriba:

  • El deseo de INTELIGENCIA.
  • El deseo de PRESTIGIO.
  • El deseo de PODER.

Los 3 niveles del deseo

 

 

Encontrarnos con el perdón:

Para poder perdonarnos a nosotros mismos y a los demás, es necesario “el no recuerdo” del dolor. Somos incapaces de perdonarnos, porque somos incapaces de olvidar las cosas que nos han causado dolor. Tenemos muchos recuerdos. Los recuerdos deberían servirnos para saber por qué camino debemos ir y qué caminos debemos evitar. Pero jamás para mantenernos anclados al recuerdo, y mucho menos cuando es negativo. Esos recuerdos debemos “SOLTARLOS”.

Frases como:

  • Usted de niña siempre fue mala conmigo.
  • Usted el año pasado me hizo esto.
  • La vida me ha tratado muy mal.
  • Mi padre jamás me quiso.
  • Mi madre jamás me dio una muestra de cariño.
  • Jamás te podré perdonar.
  • Nunca olvidaré aquel insulto
  • Etc, etc.

Todas estas frases y miles más, nos anclan al pasado y ese recuerdo nos hace prisioneros para conseguir “NUESTRO” propio perdón.

Gandhi

 

Sobre la felicidad:

Lo que nos aleja de la felicidad es el “apego” a algo que no podemos alcanzar, tener o algo que no podemos experimentar en nuestras vidas. Para ser felices tenemos que “aceptar”. Aceptar que las cosas son tal como son, no como podrían ser. ¿Y cómo podemos llegar a ACEPTAR para luego poder ser más FELICES? La aceptación “plena” llega o surge con el “desapego”. Desapego a la creencia de que necesitamos algo para ser felices, que para ser felices se tienen que cumplir una serie de deseos y condiciones.

Apegos

Aquí quiero hacer una pausa y compartirles algo del libro El Poder del Ahora, escrito por Eckhart Tolle, la semana pasada que andaba con las pilas bajas, abrí su libro para encontrar un poco de inspiración, y esto fue lo que me encontré. Tiene total sentido, con la invitación de Joaquina al desapego y a la aceptación.

El Poder del Ahora, Capítulo 8, relaciones iluminadas:

Entra en el ahora estés donde estés. ¿Estás esperando la felicidad mediante un suceso en el tiempo que ya llegará? Si es así, estamos hablando de la búsqueda de la felicidad partiendo de un estado de insatisfacción o insuficiencia. La felicidad que llega a obtenerse es invariablemente breve, de modo que el estado de insatisfacción vuelve a proyectarse otra vez en un punto imaginario del porvenir, lejos del aquí y ahora.

«Cuando tenga “esto” o esté libre de “aquello”, me sentiré bien».

Éste es el marco mental inconsciente que crea la ilusión de felicidad en el futuro. La verdadera felicidad es plenitud, paz, vivir la vida al máximo. Es ser quien eres, sentir dentro de ti el bien que no tiene opuesto, la alegría de ser que no depende de nada externo a sí misma. No es algo que se siente como una experiencia pasajera, sino como una presencia permanente. En lenguaje teísta es «conocer a Dios» como tu propia esencia interna y no como algo externo.

(Por eso deseo expresar mi opinión por la que estoy en contra de lo que la iglesia católica ha impuesto en la sociedad con frases como: con la ayuda de Dios, si Dios quiere, etc. Porque todas estas frases actúan en contra de la propia naturaleza divina del hombre, atentan contra esta ley universal del amor, que identifica a Dios (el amor) dentro de nosotros mismos y como parte de él).

La verdadera felicidad es un estado de libertad, libertad del miedo, del sufrimiento, libertad de percibirse en un estado de carencia e insuficiencia y, por tanto, libertad de todo deseo, necesidad y apego. Es libertad del pensamiento compulsivo, de la negatividad y, sobre todo, de la necesidad psicológica del pasado y del futuro. Tu mente te está diciendo que no puedes ir a ese estado desde donde estás; antes tiene que ocurrir algo, tienes que convertirte en esto o lo otro para poder sentirte libre y realizado.

De hecho, la mente afirma que necesitas tiempo, que necesitas encontrar, clasificar, hacer, alcanzar, adquirir, llegar a ser o entender algo antes de poder ser libre o estar completo. Consideras el tiempo como un medio hacia la felicidad, cuando en realidad es el gran obstáculo para lograrla. Piensas que no puedes llegar a la iluminación desde donde estás y desde quién eres ahora mismo porque aún no estás completo o no eres lo suficientemente bueno, pero la verdad es que el aquí y ahora es el único punto desde el que “puedes” llegar “allí”.

«Llegas allí, dándote cuenta de que ya estás allí. Encuentras a Dios en el momento en que te das cuenta de que no tienes que ir a buscarlo».

Por eso no hay un único camino para la felicidad: cualquier estado puede emplearse, no se requiere uno en particular. Sin embargo, sólo hay un punto de acceso a la felicidad: el ahora. No puede haber felicidad fuera de este momento. ¿Estás solo y sin pareja? Entra en el ahora desde ahí. ¿Estás en una relación? Entra en el ahora desde ahí.

Esto puede resultar difícil de entender para una mente acostumbrada a pensar que todo lo que merece la pena está en el futuro. Pero piensa en lo siguiente: nada de lo que hayas hecho en el pasado o de lo que te hayan hecho a ti en el pasado puede impedir decir “SI A LA FELICIDAD” y llevar tu atención profundamente al ahora. Esto es algo que no puedes hacer en el futuro. O lo haces ahora o no lo haces nunca.

«Nadie en este mundo puede hacernos felices. La felicidad está dentro de nosotros».

Eckhart Tolle - El poder del ahora

El gen asesino:

Todos llevamos dentro un gen asesino que se expresa hacia el exterior y hacia el interior. El gen asesino externo pretende aniquilar a toda aquella persona que sentimos que nos puede infligir dolor. Surge nuestro arquetipo de héroe para pretender imponer justicia en el mundo. El gen asesino exterior está conectado al sentido del oído. Se fortalece si ha recibido palabras de rechazo, odio, gritos, insultos. Se minimiza si ha recibido palabras de amor, cariño, aceptación.

El gen asesino

El gen asesino interno tiende a matar todo lo que somos. Es también llamado el gen de la auto-destrucción. El gen asesino interior está conectado al sentido del tacto. Una persona que ha carecido de cariño físico, de caricias, de abrazos, de apapachos por parte de sus padres, puede tener más tendencias a expresar su gen asesino interior. Se levantan con personalidades depresivas, con muy baja autoestima.

  • Te das cuenta de ello cuando tus deseos van en contra de tus propias metas.
  • Te das cuenta de ello cuando tú mismo boicoteas tus propios objetivos.
  • Cometes pequeños errores a diario que te alejan de la felicidad que buscas, de la satisfacción.
  • La procrastinación es un gran enemigo.
  • El auto-engaño también.
  • Posponer lo importante por lo placentero:
    • Me voy a echar una siesta.
    • Mejor lo hago mañana.
    • Mejor veo la televisión un rato.
    • Mejor como un poco más de pizza.
    • Ya habrá tiempo para ahorrar.
    • Me gasto el dinero en esto pequeño, total, no se va a notar.
  • Atacarte a ti mismo:
    • No valgo para nada.
    • Soy un inútil.
    • Debería desaparecer de este mundo.
    • Nadie me quiere.
    • No soy lo suficientemente bueno.

Nuestros valores personales:

Es eso que nos hace plenamente diferentes a los demás. Es eso que siempre hacemos. Es eso que está dentro de nosotros de forma permanente, algunas veces en mayor o menor medida, pero que jamás se va.

«El VALOR está en el autoconocimiento».

Si no te conoces a ti mismo, ¿cómo puedes poner en valor tus propios atributos?

Cuando nos sentimos mal, cuando estamos fuera de nuestro centro, vamos hacia nuestros defectos para auto-destruirnos. Cuando perdemos nuestro centro nos vamos al defecto. Cuando estamos equilibrados acudimos a nuestros valores.

«Si te cuesta ver tus valores no es que no los tengas, sino que NO quieres ponerlos en activo».

Si estás fuera de tu valor, pierdes la motivación. Si estás dentro de tu valor, estás con una fuerza y energía imparable, sientes que nada te detiene, te sientes plenamente creativo, feliz, pleno, optimista, ecuánime.

¿Entonces cuál sería la fórmula de la felicidad?

  • «Elimina los recuerdos».
  • «Si no eres feliz es porque NO estás mirando esa esencia maravillosa que YA tienes»
  • «Vive en el ahora. Sólo en el ahora puedes ser feliz. La felicidad no va a llegar cuando tengas algo que se encuentra en el futuro».
  • «Para ser feliz tienes que darte cuenta de todo lo que tienes (TU VALOR), y darte cuenta de las cosas que tienes que trabajar (TUS ERRORES, tus zonas erróneas)».

 

Abandona la reacción, abandona la aprobación

Abandona la reacción, abandona la aprobación

Este es un post raro y especial, más bien es una carta de agradecimiento para una persona que me ha inspirado mientras leía uno de sus artículos. Esa persona se llama Isra García, que para mi está siendo un referente en todo lo relacionado a ser un PAD (persona de alto desempeño) y un mapmaker. Así que sin más…

 

Estimado Isra:

Gracias por tu post “Abandona la Reacción”. Me has inspirado mucho con su lectura. Y haciendo caso a mi intuición y la inspiración generada, seguiré haciendo las cosas que me producen input y que me están permitiendo crecer.

Hoy, mientras escribía una sección de mi primer libro, al buscar el tag #simpatía en mi Evernote, me arrojó como resultado un fragmento del libro Tus Zonas Erróneas de Wayne Dyer. Concretamente donde habla sobre la búsqueda de aprobación y sus consecuencias negativas en nuestras vidas. Y al ir leyendo parte del fragmento, sus ideas hacían eco en tu post y en la idea de abandonar las reacciones y abandonar la aprobación.

“No puedes evitar la desaprobación de la gente por más que quieras. Por cada opinión que puedas tener, habrá siempre alguien que tenga exactamente la opinión opuesta a la tuya”. – Wayne Dyer

Abandonar la reacción a mis ideas, abandonar la aprobación de mi futuro libro… está siendo un paso crucial para diseñar mi propio mapa en lugar de pretender que mi camino guste a mis futuros lectores. Gracias por inspirarme con éstas ideas y hacer eco #mapmaker

El párrafo del libro de Wayne termina con una cita de Abraham Lincoln que dice así:

“Si yo fuera a leer, incluso a contestar, todos los ataques que me dirigen, habría que cerrar esta tienda para ocuparnos únicamente de ese negocio. Yo actúo lo mejor que puedo y mejor me parece; y pienso seguir haciéndolo hasta el final. Si al final el resultado es bueno, lo que se diga en contra de mí no tendrá ninguna importancia. Pero si al final el resultado es malo y aunque diez ángeles juraran que yo tenía razón, no habría ninguna diferencia, igual estaría mal”.

Al final también tendrás razón:

Escribir sobre ti mismo es infinitamente más difícil que escribir sobre otra persona; además, descubrirás que la historia que pensabas que contabas al mundo no era la historia que el mundo percibía. – Isra García

Saludos

Crédito de la foto: Martin Fisch

¿Cómo se crea un paradigma? – Los cinco monos

¿Cómo se crea un paradigma? – Los cinco monos

Se cuenta que un grupo de científicos encerró a cinco monos en una jaula. En el centro de la misma colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de plátanos. Desde el primer día, cuando uno de los monos subía por la escalera para coger los plátanos, los científicos lanzaban un chorro de agua helada sobre los que se quedaban en el suelo. A base de repetir esta práctica, los monos aprendieron las consecuencias de que uno de ellos subiera por la escalera. Cuando algún mono caía nuevamente en la tentación de ir a coger los plátanos, el resto se lo impedía de forma violenta.

Así fue como los cinco monos cesaron en su intento de subir por la escalera. Entonces, los científicos sustituyeron a uno de los monos originales por otro nuevo. Movido por su instinto, lo primero que hizo el mono novato fue ir a por los plátanos. Pero antes de que pudiera cogerlos, sus compañeros de jaula lo atacaron agresivamente, evitando así ser rociados con un nuevo chorro de agua fría. Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo nunca más volvió a subir por la escalera. Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió exactamente los mismo. Los científicos observaron que su predecesor participaba con especial entusiasmo en las palizas que se le daban al nuevo.

Con el tiempo, el resto de monos originales fueron sustituidos por otros nuevos, cada uno de los cuales recibió brutales golpes de parte de los demás al tratar de subir por la escalera. De esta forma, los científicos se quedaron con un grupo de cinco monos que, a pesar de no haber recibido nunca un chorro de agua helada, continuaban golpeando a aquel que intentara llegar hasta la comida. Finalmente, todos ellos se quedaron en el suelo resignados, mirando a los plátanos en silencio. Si hubiera sido posible preguntar a alguno de ellos por qué pegaban con tanto ímpetu al que subía por la escalera, seguramente la respuesta hubiera sido:

«No lo sé. Aquí las cosas siempre se han hecho así».

 

 

 

CONCLUSIONES:

  • Nunca caigas en la pereza de aceptar que las cosas se hacen de una manera.
  • Nunca dejes de cuestionarte si las cosas que suceden a tu alrededor podrían ser de otra manera.
  • No permitas que el miedo a ser criticado te impida expresar tu opinión sobre algo que te parezca incoherente.
Macaco, Hijos de un mismo Dios

Macaco, Hijos de un mismo Dios

Lloramos todos con las mismas lágrimas,

soñamos todos de la misma manera,

por mucho que traten de mostrarnos diferentes,

somos más parecidos de lo que creemos.

J.M. Serrat

Esta vez vamos a romper un poco la línea editorial del blog. Porque sí y porque se puede. Y les traigo el último single de Macaco, titulado Hijos de un mismo Dios. Curiosamente la letra empieza a las 5:00 de la mañana allá en Tijuana, México, pasan por la media noche de Madrid.

Que lo disfrutes.

 

¿De qué forma eres inteligente?

¿De qué forma eres inteligente?

Super feliz semana a todos aquellos que nos leen y nos siguen desde cualquier parte del mundo. Quisiera celebrar que ya somos más de 120 «descubre talentos», Woooow. Si. Fantástico, ya hay más de cien personas con quien hemos podido conectar profundamente y que desean ser unos #changemakers, personas que quieren formar parte del cambio, que desean poner su esfuerzo, sus ideas y su compromiso para transformar nuestra sociedad y ver de qué forma todos juntos ayudamos a tantos jóvenes a despertar y descubrir sus talentos.

Esta semana los voy a dejar con un podcast que tenía por ahí escondido en mi cuenta de SoundCloud, y que no tiene desperdicio. Trata sobre la inteligencia humana, desvelo el engaño al que hemos sido sometidos por las escuelas tradicionales que nos dijeron que éramos un 6 o un 10, que eras bueno o malo según la nota final en tu libreta de calificaciones. Esto es lo que Howard Gardner vino a explicar con su Teoría sobre las Inteligencias Múltiples.

Esta patología del sistema educativo es lo que más #ninis está produciendo alrededor del mundo. El hecho de que estamos minando la confianza y el espíritu de los niños y los jóvenes. Los estamos programando neuro-lingüísticamente y estamos sembrando en su disco duro información del tipo: tu no puedes, eres un inútil, no sirves para nada, mejor déjalo, abandona, eres tonto, eres un burro, no tienes remedio, tu vida está condenada al fracaso…

Sin más, espero que disfrutes profundamente y compartas con más personas estos 22 minutos que te ayudarán a tener un concepto totalmente renovado sobre tu propia inteligencia.

 

50 personas, 1 respuesta

50 personas, 1 respuesta

Haciendo el balance de este 2014, ha sido un año fantástico. Todavía le gana el 2013, pero no nos podemos quejar. Pude ver de nuevo a mi padre. Aprendí que la vida nos brinda más de una oportunidad cuando cometemos errores que nos pueden salir caros. Aprendí que nunca es tarde para aprender, y que debemos hacer del aprendizaje un hábito hasta el último día de nuestras vidas. Aprendí que nuestro cuerpo necesita ejercitarse, nos pide muy poco para mantenerse sano, y ese poco es cuidarlo diariamente con una buena alimentación y un poco de ejercicio. Aprendí lo vital que son cada una de nuestras extremidades.

Aún así, la belleza de la vida radica en hacer cualquier cosa que salga de nuestro corazón. No quedarnos con las ganas de nada. Con el tiempo, cuando llegue el otoño de nuestras vidas, seguramente querremos regresar veinte años atrás. Mi regalo para todos ustedes en este fin de ciclo, es invitarte a fallar, a desaprender, a equivocarte, a tener que pedir perdón y disculpas en lugar de tener que sentir arrepentimiento por algo que nunca hiciste.

Esta es la primera navidad en que no estará mi abuelita Marce con nosotros. Por fin está volando en el universo infinito. Y me alegro mucho por ello, por la posibilidad que tiene su alma y su espíritu de experimentar cosas nuevas en una dimensión totalmente diferente a la nuestra. Quienes la conocimos de cerca nos hemos quedado con la enseñanza de su fortaleza de espíritu, con sus ganas de vivir.

Disfruta el siguiente video, y si quieres, llena tu vida con el mensaje que te deje.

Feliz 2015

Disfruta el siguiente video, no olvides activar los subtítulos en español.

 

Pin It on Pinterest