Alberto acaba de cumplir 30 años, es mexicano y diseñador de moda. Hasta aquí todo normal ¿verdad? Nada fuera de lo común en pleno siglo XXI. Pero la cosa se complica, y bastante, si te digo que Alberto nació en un municipio de Chiapas, México, en una región como muchas otras, marcada por la desigualdad económica y la desigualdad de género, donde el machismo ve con malos ojos que los hombres se dediquen a labores que han sido exclusivas para las mujeres.

Alberto siempre se sintió atraído por aquel oficio milenario realizado por las mujeres de su comunidad. El día en que le compartió a su madre su sueño de convertirse en tejedor, ella lo miró con desconcierto, le recordó que eso era para mujeres, que sería criticado duramente, que él estaba destinado al campo. Aún así ella apoyó su decisión. Alberto sabía que tenía derecho a aprender este oficio. Y lo ha conseguido. Después de cuatro años hoy tiene su propio telar, elabora sus propios diseños y quiere escribir un libro para contarle al mundo todas todas las experiencias que ha tenido que superar hasta llegar hasta aquí. Desplazarse de su comunidad para irse a vivir en San Cristobal de las Casas ha sido complicado para él, ya que tiene que comprar todo su alimento. Para eso hay que entender que Alberto siempre se ha alimentado a base de verduras y hortalizas, nada raro si comprendes que él y toda su comunidad se han alimentado desde siempre de sus propios cultivos.

Volviendo a lo que le apasiona, Alberto tarda 5 meses para diseñar y tejer un Huipil, del náhuatl huipilli: blusa o vestido adornado, en la que quedan plasmados los símbolos de la madre naturaleza, de la familia y el cosmos. Cuando observa el desempleo que viven otros jóvenes de su edad y de su comunidad, lo que ve es la oportunidad de enseñarles este oficio y darles una oportunidad para salir adelante.

Alberto tejiendo en el Aula Textil P’ejel

En la entrevista Alberto dice una frase que me intrigó bastante:

“nos ha ganado el machismo”

Y es que pensamos que el machismo afecta solo a las mujeres, y no es así. Su testimonio sirve para darnos cuenta que el machismo trasciende el género. Insisto, sabemos que afecta mayoritariamente a las mujeres, pero ¿cuántas oportunidades nos habremos perdido los hombres en el camino para desarrollar nuestro talento en tareas, actividades y oficios que han sido etiquetados sólo para mujeres? Alberto al final del video insiste: “no estamos haciendo nada malo, los jóvenes tenemos derecho a ello”. Y se imagina una sociedad más respetuosa donde los hombres se atrevan a aprender este tipo de oficios y con ello puedan mejorar la economía de sus familias.

La historia de Alberto me atrapó en un instante, porque habla de respeto, de apoyo, de amor de madre, de superación, de vencer tus miedos e ir en contra de los prejuicios sociales. Habla de hacer lo que te apasiona, de abrazar tu vulnerabilidad y meterte en una habitación de cuatro paredes donde convivirás con lo que tanto amas pero también con las miradas incómodas. Y a pesar de ello seguir adelante. Y a pesar de la soledad que te acompañe, saber que estarás bien. Porque al final del camino sólo habrá luz, la luz que veo en sus ojos, llenos de ilusión, con un futuro prometedor. Esa luz que ha conectado nuestras vidas. Él en Chiapas, yo en Madrid.

Una chica le dejaba un comentario al conocer su historia: “Alberto, dice un libro sagrado que solo los valientes arrebatan los cielos…»

Entrevista de Alberto realizada por Deutsche Menschenrechtskoordination Mexiko.

Gracias por dedicar tiempo a descubrir el talento y el valor de Alberto. Compártela con tus amigos, porque de pronto entre ellos se encuentre un niño deseando dedicarse a un oficio que la sociedad ha etiquetado sólo para mujeres y no sabe cómo afrontar su camino. Tal vez esta historia le dé el valor y lo inspire a dar un paso adelante como hizo Alberto.

Y gracias Alberto, porque con tu historia estoy convencido que inspirarás el camino de millones de niños y niñas en todo el mundo.

El planeta se enfrenta a una crisis climática sin precedentes, y una de las responsables es la industria de la moda. Muchas organizaciones, como la Asociación de Moda Sostenible de Madrid y proyectos como The Circular Project tiene muy claro que debemos volver a una moda sostenible y respetuosa con el planeta. México será referencia mundial gracias al arraigo de nuestras tradiciones artesanales y gracias a personas como tú que intentan preservarlas.

Créditos de fotografía y video:

Pin It on Pinterest